La Bolsa -de humo y de papel- juega con el factor tiempo para vender bonos, acciones, letras mortecinas y vaporware. Los movimientos de emancipación son espaciales, reivindican territorialidad para su operación: Chiapas, la argentina Federación de Tierra y Vivienda, todo Movimento Territorial de Liberación, ahora Occupy Wall Street. El anverso y el reverso de lo mismo: nuestro viaje es en el continuo espaciotiempo, vivos y muertos y desde que el cosmos es, en él viajamos con la expansión, la aceleración y la entropía termodinámica de una flecha-fuerza-vector hacia adelante en el plano euclídeo espacio-tiempo. Después de toda esta actual conflagración mundial que nadie va a detener, vivos o muertos, en viaje seguiremos.

Los próximos meses:

…volviendo al dólar (dollar=daler=tálero) ¿durante cuánto tiempo más continuará siendo el protagonista de las finanzas internacionales? Quizá no tanto como parece, al menos en términos históricos. La puesta en marcha del euro ha creado aparentemente una importante competencia, y tampoco hay que olvidar la fuerza del yen japonés en los mercados asiáticos. Desde hace varios años, diversos especialistas monetarios abogan incluso en público por una futura fusión de las tres monedas en una sola, que se convertiría prácticamente en la moneda mundial, ya que ninguna economía de ningún país del mundo podría hacer frente ni rechazar el resultado de esta triple alianza. En ese sentido, resulta llamativa la “falta de alma” denunciada por muchos diseñadores en los billetes de euro. Si existe algún continente que haya alumbrado grandes artistas, filósofos, literatos, científicos e incluso políticos cuya imagen podría ilustrar una serie de billetes, ése es Europa. Sin embargo, en nuestro papel moneda apenas se ve otra cosa que puentes y fachadas arquitectónicas, tristes y solitarios, sin ningún elemento humano en ellos. El contraste con los simbolismos del dólar es evidente hasta el punto de que hay quien ha llegado a sugerir que eso precisamente es el indicio más claro del carácter provisional del euro como moneda.

                                                                                       Paul H. Koch, Illuminati (2004)

OBEDECE (OBEY)

SE CASAN Y REPRODUCEN (MARRY AND REPRODUCE)

CONSUME Y COMPRA (CONSUME & BUY)

NO PIENSES (NO THOUGHT)

MANTIENE EL SUEÑO (STAY ASLEEP)

MIRA TV (WATCH TV) This is your God

John Carpenter, They Live! (film de 1988)

La guerra permanente:

Un ex agente de los servicios secretos británicos, William Guy Carr, publicó en su libro Peones en el Juego, 1955 parte de la correspondencia mantenida en 1870 y 1871 entre Giuseppe Mazzini y Albert S. Pike, que alguna vez estuvo entre los archivos del British Museum, en Londres. En una de las cartas, fechada el 15 de agosto de 1871, Pike le comunica a Mazzini el plan a seguir por los illuminati: “Fomentaremos tres guerras que implicarán al mundo entero”. La primera de ellas permitiría derrocar el poder de los zares en Rusia y transformar ese país en la fortaleza del “comunismo ateo” necesaria como antítesis de la sociedad occidental. Los agentes de la orden “provocarán divergencias entre los imperios británico y alemán, a la vez que la lucha entre el pangermanismo y el paneslavismo”. Un mundo agotado tras el conflicto no interferiría en el proceso constituyente de la “nueva Rusia”, que, una vez consolidada, sería utilizada para “destruir otros gobiernos y debilitar las religiones”. El segundo conflicto se desataría aprovechando las diferencias entre los fascistas y los sionistas políticos. En primer lugar, se apoyaría a los regímenes europeos para que derivaran hacia dictaduras férreas que se opusieran a las democracias y provocaran una nueva convulsión mundial, cuyo fruto más importante sería el “establecimiento de un Estado soberano de Israel en Palestina”, que venía siendo reclamado desde tiempos inmemoriales por las comunidades judías. La tercera y definitiva guerra se desataría a partir de los enfrentamientos entre sionistas políticos y dirigentes musulmanes. Este conflicto debía orientarse “de forma tal que el Islam y el sionismo político se destruyan mutuamente” y además obligara “a otras naciones a entrar en la lucha, hasta el punto de agotarse física, mental, espiritual y económicamente”.

Violencia Rivas, diseñadora prêt-à-porter del Punk

Al final de la tercera guerra mundial, pronosticaba Pike, los illuminati desencadenarían “el mayor cataclismo social jamás conocido en el mundo”, lanzando una oleada revolucionaria que, por comparación, reduciría la época del Terror en Francia a un simpático juego de niños. “Los ciudadanos serán forzados a defenderse contra una minoría de nihilistas ateos”, que organizarán “las mayores bestialidades y los alborotos más sangrientos”. Las masas, decepcionadas ante la nula respuesta de las autoridades políticas y religiosas, serían llevadas a tal nivel de desesperación que “destruirán al mismo tiempo el cristianismo y los ateísmos” y “vagarán sin dirección en busca de un ideal”. Sólo entonces, según Pike, se revelaría “la luz verdadera con la manifestación universal de la doctrina pura de Lucifer, que finalmente saldrá a la luz”. Los illuminati presentarían al mundo a un nuevo líder capaz de devolver la paz y la normalidad al planeta (y que sería identificado como la nueva encarnación de Jesucristo para los cristianos, pero al mismo tiempo como el mesías esperado por los judíos y el mahdi que aguardan los musulmanes) y todo el proceso desembocaría finalmente en la anhelada síntesis.

Paul H. Koch, Illuminati (2004)

Socios de Lucifer ___________________________________________________________________________ Un diario de San Petersburgo llamado Znamia (Estandarte) publicó por capítulos, entre agosto y septiembre del año 1903, un extravagante texto anónimo titulado Programa judío de conquista del mundo. Dos años después apareció una edición completa en un solo folleto bajo el nombre de El origen de nuestros males. Esta publicación causó un profundo malestar no sólo entre las autoridades locales, sino en la mayor parte de la población que tuvo acceso a su lectura, porque el Testamento de Satanás, como fue calificado a nivel popular, contenía reflexiones de este porte: “Aquellos que seducen al pueblo con ideas políticas y sociales están sujetos a nuestro yugo. Sus utopías irrealizables están socavando el prestigio de los gobiernos nacionales y los pilares de los actuales Estados de derecho. […] Después de desprestigiar a las monarquías, haremos que salgan elegidos como presidentes aquellas personas que puedan servirnos sumisamente. Los elegidos deben tener algún punto oscuro en su pasado con el fin de tenerlos amordazados, por temor a ser descubiertos por nosotros, a la vez que, atados a la posición de poder adquirido, disfrutando de honores y privilegios, se sientan ansiosos de cooperar para no perderlos. […] Cuando, decepcionados por sus gobernantes, los pueblos empiecen a clamar por un gobierno único que traiga paz y concordia, será el momento de entronizar a nuestro soberano.” Sin embargo, la difusión masiva de estos escritos se produjo a raíz de su inclusión en la obra de Serge Alexandrovitch Nilus, Lo grande en lo pequeño: el Anticristo como posibilidad política inminente. Escritos de un ortodoxo, editada en 1905. Nilus ya había publicado una edición príncipe cuatro años antes pero en ella aún no estaban incluidos los que desde entonces se conocen como Los Protocolos de los Sabios de Sión, uno de los libros más vilipendiados del siglo XX.

Paul H. Koch, Illuminati (2004)

El Testamento de Satanás

Anuncios