El sociólogo estadounidense catedrático en la Universidad de Yale, lo aclara desde hace años:
*Nadie controla este caos del mundo a la deriva, EE.UU. ni por asomo, ni sus libre-empresas ni sus militares. Nadie.
*El fin del liberalismo y la meritocracia que rigen el planeta desde 1848 arrastra inexorablemente al colapso capitalista. Las masas exigen una democracia genuinamente participativa.
*La decadencia y depresión económicas pueden cubrir la faz de la tierra por las siguientes cuatro décadas.
*La hegemonía norteamericana de 1945-1971 estaba ya enterrada en el pasado cuando acontece el 11 de septiembre de 2001.

“La verdadera pregunta no es si la hegemonía de Estados Unidos está en mengua, sino si puede inventar un modo de descender con elegancia, con daño mínimo para el mundo y para sí mismo” Wallerstein

Mirad a Roma y lo sabrás

El modo de entender y contar la historia por parte de Wallerstein es uno de los más interesantes, procedente de la Escuela de Annales de Fernand Braudel, un historiador francés nunca superado por los esfuerzos sistematizadores de Arnold Toynbee con sus teorías civilizacionales opuestas a decadentistas como Oswald Spengler (Toynbee ha sido influyente en estudios culturales posteriores como los del trilateralista Samuel Huntington o del caballero del Imperio Británico e historiador de grande estrategia Paul Kennedy). Braudel fue un escritor que de forma exquisita hizo entender el surgimiento del Mundo Moderno en torno al Mediterráneo y la monarquía española, su corona sobre el Sacro Imperio y todos los procesos geopolíticos del siglo XVI. Volviendo a Wallerstein, desde ya se recomienda su tetralogía: El moderno sistema mundial. La agricultura capitalista y los orígenes de la economía-mundo europea en el siglo XVI (1979); El moderno sistema mundial II. El mercantilismo y la consolidación de la economía-mundo europea, 1600-1750 (1984); El moderno sistema mundial III. La segunda era de gran expansión de la economía-mundo capitalista, 1730-1850 (1998); El moderno sistema mundial IV. Liberalismo centrista triunfante, 1789-1914 (2011). Solo he leído El capitalismo histórico (1988) y me ha convencido que el feudalismo podría haber evolucionado en un conjunto de federaciones no capitalistas que le hubiesen ahorrado grandes estragos a la especie humana, pero desarrollo industrial británico, crecimiento poblacional en la matriz de las máqunas de vapor y acumulación primigenia del oro americano en todos los escritos que desde Marx ensalzan al poder transformador de la burguesía nos han traído hasta aquí.

“Es en cambio al otro Marx, al que veía la historia como una realidad compleja y sinuosa, al que insistía en el análisis del carácter específico de los diferentes sistemas históricos, al Marx que era, por tanto, crítico del capitalismo como sistema histórico, a quien debemos devolver en el primer plano. ¿Qué encontró Marx cuando examinó a fondo el proceso histórico del capitalismo? Encontró no solo la lucha de clases, que a fin de cuentas era el fenómeno de ‘todas las sociedades existentes hasta el presente’, sino también la polarización de las clases. Esta fue su hipótesis más radical y atrevida y, por consiguiente, la más criticada.” Wallerstein, I.-Raza, nación y clase. La lucha de clases inventada por Auguste Blanqui y estructurada por Marx se basa en nociones de lucha de razas de los contrahistoriadores Lilburne y Boulainvilliers (siglos XVII-XVIII). Hoy el 1% rivaliza con el 99% restante en la apropiación de la riqueza, lo que ha detonado en movimientos antiglobalización que tuvieron su bautismo de fuego en Seattle, 1999 en torno a la reunión de la Organización Mundial de Comercio, mero apéndice de la ONU. Respecto de la polarización de las fracciones de clase en estos dos bandos enfrentados a muerte y aunque la conciencia política del proletariado frente a sus opresores siga siendo tan paupérrima como sus salarios, sin lugar a dudas Karl Marx tenía razón.

Lucha de clases y de razas en la gran F de la inseminación mental

——————————————————————–

El declive y devenir inciertos atraviesan toda la obra del erudito, la concepción de sistema-mundo su gran aporte teórico.

“A finales del siglo XV y principios del XVI, nació lo que podríamos llamar una economía-mundo europea. No era un imperio, pero no obstante era espaciosa como un gran imperio y compartía con él algunas características. Pero era algo diferente y nuevo. Era un tipo de sistema social que el mundo en realidad no había conocido anteriormente, y que constituye el carácter distintivo del moderno sistema mundial. Es una entidad económica pero no política, al contrario de los imperios, las ciudades-Estado y las naciones-Estado. De hecho, precisamente comprende dentro de sus límites (es difícil hablar de fronteras) imperios, ciudades-Estado, y las emergentes ‘naciones-Estado’. Es un sistema ‘mundial’, no porque incluya la totalidad del mundo, sino porque es mayor que cualquier unidad política jurídicamente definida. Y es una ‘economía-mundo’ debido a que el vínculo básico entre las partes del sistema es económico. Wallerstein, I. – El moderno sistema mundial I. La economía desplegada por todo el planeta y su intercambio desigual entre productos básicos y valor agregado, la división internacional del trabajo generando la desigualdad centro-periferia conforman el principio mundializador del capitalismo imperante.

He leído mucho al economista argentino Jorge Beinstein, profundamente influenciado por el marxismo wallerstiano, he permanecido un buen tiempo en esas redes. La idea de una extensa hipertrofia financiera parasitiva, preanunciada por Marx, debido a la caída en la rentabilidad y tasa de ganancia industrial empresaria, no tiene antítesis posible que le arrebate su status, lo que iba a pasar producto de la codicia y la falta de creatividad humanas terminó sucediendo.

Gerard Dumenil & Dominique Levy

——————————————————————————–

El norteamericano no consulta oráculos ni puede anticiparnos nada con exactitud de lo que vendrá, como el ordenamiento causa-efecto a futuro sigue siendo no determinable, como los ajustes cuánticos de lo que sucede en lo que sucederá solo permiten aproximarnos por tendencia y como los errores predictivos se seguirán suscitando con o sin pensadores de la talla de Wallerstein, me permito agregar 5 postulados de un lector del antropólogo Marvin Harris llamado Volkan Rivera:

  1. El nuevo sistema durará mucho más que el presente (si consideramos el inicio del presente en la revolución industrial inglesa de 1769), debemos esperar que el nuevo sistema post-global del estado neo-feudal casino gulag, dure mucho más que los 250 años transcurridos hasta aquí.
  2. La movilidad social se reducirá a cero y un sistema de clases se instituirá para justificar la diferencia de derechos entre un tipo de ciudadanos (los que poseen activos) y otros (los que no poseen activos). Es la agenda globalista de Rockefeller, no se discute.
  3. Revivirá el fervor religioso, no me sorprendería para nada que el Islam (y su visión feudal del universo) se convierta en la nueva religión oficial de occidente, logicamente para servir como medio de control mental de la gran mayoría de la población y hacerlos aceptar el statu quo. En Una Invasión Divina, Philip K. Dick imaginaba una Iglesia islámico-cristiana unificada, en sí no importa el credo, la doctrina ni la liturgia, solo se necesita de la obediencia y cooperación de los súbditos.
  4. Militarización de la sociedad y contínuos conflictos sociales. Como resultado de la nula movilidad social, la injusta (y legal) forma de cobrar impuestos y la casi nula redistribución de la riqueza, las revueltas y el alto nivel de violencia obligará a una militarización de la sociedad.
  5. Como resultado de todo lo anterior los estándares de vida se reducirán para la mayoría, con lo cual la expectativa de vida comenzará a a bajar, es decir lo que hasta ahora era un contínuo aumento en la expectativa de vida, se revertirá en los años por venir hasta alcanzar niveles pre-industriales cuando el nuevo sistema neo-feudal especulativo gulag esté instaurado.

Cuesta mucho producir antihidrógeno y más cuesta almacenarlo, pero si tan solo se lograra cambiar la carga eléctrica (un switch inversor pensado por el escritor Olaf Stapledon en su magna obra relato La Última y la Primera Humanidad) tendríamos más y más positrones/antiprotones para confinar en campos magnéticos que los mantengan segundo a segundo hacia el futuro de una ración energética que siempre será necesaria si la fusión nuclear no prospera y los geniales demócratas contemporáneos apagan los reactores de fisión para dejarnos en las penumbras de la sociedad posindustrial. De allí al antigrafeno seguiremos insistiendo terca mula y tozudamente. Estamos en las manos de algún topólogo de variedades Calabi-Yau, especialista en nucleosíntesis y leptogénesis primigenias, cuantizador de la gravedad desde conjetura Maldacena o análogo y estudioso de simetría especular, homología de grupos, plegados orbiculares y flujos de Ricci en la uniformización del espacio n-dimensional, un ideólogo que se asemeje al John Maynard Keynes lord de Inglaterra en Bretton Woods del ’45…… ahora que el quinto ciclo de Kondratiev ya no promete nada técnicamente revolucionario como en 1770 o 1850 o 1930 (carbón a vapor, gas y electricidad, petróleo por ubicuas partes).

Claro que los marxista-terroristas seguirán peleando contra el sistema de castas que ni se discutía bajo vasallaje baronial germánico-romano, claro que la población se reducirá drasticamente porque los fármacos tienen base en polímeros y petróleo, claro que lo religioso ayudará a cultivar la tierra; claro que los robots bien pueden ser parte de un sistema socioeconómico feudal de 600 años a futuro, claro que sin revolución cuántico-unificadora de las 4 fuerzas fundamentales todo será pobreza, claro que la timba y el casino tienen el límite en la deuda impagable y el demorado derrumbe de los acreedores, claro que el Gulag es a todo lo que aspiramos estando presos en la Tierra o en una nave espacial que nos lleve a la constelación de Orión. No es desesperante, es brancheable ese destino islámico al que tanto temen los liberales angloholandeses…. y la religión universal no es judeo-mahometana sino la de la secta Moon y de Ban Ki-moon, el que encabeza actualmente Naciones Unidas….. antes del colapso energético global y el derrumbe de esa insensata erección a la que llaman Gobierno Mundial de los 20.

Anuncios