Capas sobre capas por debajo del capó nuestro sistema operativo y aplicaciones corren sobre el destello de un cristal oscilador de cuarzo y su multiplicador generador de clock, luego al microprocesador, sus registros y a la RAM, sus espacios de celdas y nuevamente al microprocesador que lo empuja, cual flujo de existencia, al resto de la arquitectura de μcomputador. Hoy montamos sobre dos procesadores AMD esa cantidad de software que nos permite hacer cientos de tareas en simultáneo:

•—————RAM—————•

•————–DDR3—————•

•————–1.3Ghz————•

                   

Plasma KDE (próximamente sobre el ligero servidor Wayland para QT y GTK+)

                   userspace: binarios/librerías (empaquetados), la consola, Wine, VLC y Transmission.

kernelspace (KMS sin pasar por Xorg y GEM para drivers OSource)

Hoy pensaba en esa decisión a lo Eric Raymond de Netscape fundando Mozilla y me daba cuenta que las bases de lo actual fueron puestas en sucesiones 1985, 1991 y 1998, pero recién en 2003 y luego con mucha más fuerza en 2005-2006 el software libre y open source se tornó imparable avasallante: en Linux, en BSD, en WinFX, en OSX sobre ARM (iOS), en la nube y en el omnipresente navegador webrowser comandante general de todos los intérpretes y bytecodes Python, Java, AIR, Perl, Php, Flash, HTML5 embedded video y H264-FLV-V8, codificando la Real matematización del cosmos y sus interfaces de hardware-software en 64 o 128 bits. La cantidad de Open Source es descomunal en 2011.

9 de marzo de 2011                                                    

La ya vieja discusión monolítico vs. microkernel se ha corrido hacia la adopción de kernels híbridos (Mac OS X, Windows, Haiku) y monolíticos modulares (Linux, BSD).

CUSE como idea de llevar los drivers al espacio de usuario es la mejor elección para que otros kernels alternativos de manera indirecta prosperen (SkyOs ya extinto, Syllable).

El hardware ARM de los teléfonos “algo inteligentes” ha rediseñado el mapa, mercado y desarrollo de sistemas operativos. El poder de cómputo actual y espacio de almacenamiento sideral disponible va dejando atrás los binarios compilados ejecutables en C/C++ e incluso el bytecode (Java/.NET), para pasar a, plasmas y widgets/desklets mediante, interpretarlo todo. Los scripts se hacen así con el poder, con sus runtimes sobre aplicaciones locales y remotas (python, qml, php, perl) y sobre el navegador (jscript, html5). El código fuente está más abierto que nunca a los ojos y digitaciones de quienes leerlo y escribirlo sepan, siendo cooperadores en kibutz y el gulag cyberiano de las redes IPv6 telemáticas postglobalizadas, barrotes invisibles del sistema-mundo.

Lemuria de softwares

La computación y computación distribuida son creaturas de las más complejas por el hijo de hombre concebidas, puesto este a interpretar la realidad numérica y su Idea ulterior, el Número.

Anuncios