y toda su inteligencia discurriendo en intrascendencias de desestabilización y golpes cívicos de mercado. En el país de ni liberalismo, ni marxismo: peronismos.

Nos encanta contrariar y derribar lo ajeno, y es porque somos más inteligentes que la media poblacional.

Lo de Lugo en Paraguay nos importa un bledo. Acá tenemos un problema que se escribe con k, se soluciona con préstamos internacionales y abundante librecomercio de aranceles al 0%.

Las lenguas bífidas del periodismo ya se entrecruzan, preparadas para la guerra de autodestrucción nacional mutua asegurada. No habrá acuerdo que se sostenga entre Hombres ni Mujeres. La especie humana es incapaz de edificar y gobernarse a sí misma, ya lleva 5000 años intentándolo y aún nada que perdure salvo la rueda y la escritura.

Anuncios