¿quién es el niño? ¿y quién el adulto? ¿quién obra mejor y quién un poco peor? ¿quién el corruptor? ¿quién el corrompido? Es para ayudarte chavito; empeñar la plancha, la madre, la patria, el futuro, los chavitos de 8 años o lo que sea por un puñado de dólares y otros papelitos verdes pintados en technicolor.

La ingenuidad del niño es lo único que lo salva y preserva.

 

 

 

 

 

 

 

 

Seamos como Franco, como Federico, piensa un tal Francisco de Narváez, colombiano, propietario en bienes raíces cobrando la renta agraria e inmobiliaria y sobre todo latinoamericano.

Anuncios