Los tiene y comparte con sus contemporáneos Wolfgang Schäuble, ministro de Finanzas de Alemania.

Dice que “las necesidades de financiación de España a corto plazo no son tan altas”, que “las altas cuotas que han alcanzado los intereses son dolorosas y crean una enorme incertidumbre, pero no es el fin del mundo pagar un porcentaje mayor en las subastas de deuda”.

No será el ragnarök ni el fin del planeta, pero puede empezar a convertirse en el fin de tu mundo de usura, papeles pintados que se apuestan en el casino flotante de la incapacidad productiva y creativa capitalistas, puede empezar a convertirse en una nueva edad media sin remedio por siglos. Todo ante tu mayor absoluta indolencia hombrecito graue, no de grauesubstanz sino graue por tu insípida incidencia en el curso general de acontecimientos que hoy se están desarrollando.

El mestizo oligofrénico con algunos amigos en Facebook, lo quiere a este en el lugar de Martin Dempsey:

Su nombre es McRaven, William McRaven.

Да здравствует Россия, es Viva Rusia en cirílica composición.

Anuncios