Etiquetas

“En julio de 1782, diversas obediencias masónicas se reunieron en el convento de Wilhelmsbad. Aprovechando el conocimiento y el prestigio adquiridos durante los últimos años, Adam Weishaupt intentó dar el definitivo golpe de mano que le permitiera unificar y controlar todas las ramas europeas de la organización Orden de los Perfectibilistas.Solo consiguió parte de sus objetivos: un acuerdo para refundir los tres primeros grados de todas las obediencias, dejando el resto al libre arbitrio de cada una, así como un importante trasvase de miembros: muchos francmasones de otros grupos decidieron ingresar en la logia iluminista mientras que un número importante de miembros de ésta hacían lo propio en otras logias, duplicando así su filiación. En aquella época ya defendía abiertamente una iniciación muy lejana de las influencias judeocristianas y unos planteamientos políticos que implicaban la revolución como elemento irrenunciable en el camino hacia el éxito. Ni la Gran Logia Unida de Inglaterra, que a partir de entonces quedó enfrentada formalmente a los Illuminati, ni el Gran Oriente de Francia, ni los iluminados teósofos del místico sueco Swedenborg le apoyaron, sí los demás grupos. Frustrado por los resultados del convento de Wilhelmsbad y pensando que no merecía la pena seguir luchando, Von Knigge dimitió y terminó sus días retirado en Bremen, donde falleció en 1796 tras publicar sus obras completas a las que añadió algunos sermones para varios templos protestantes. Weishaupt se encontró en una situación delicada, recibiendo los ataques de los masones ingleses a los que se unieron los de algunos martinistas, aunque el peor golpe fue la traición de Joseph Urtzschneider, quien, tras abandonar la orden, envió un documento de advertencia a la gran duquesa María Anna de Baviera en el que se advertía que <<se da el nombre de Iluminados a estos hombres culpables que, en nuestros días, han osado concebir e incluso organizar, mediante la más criminal asociación, el horroroso proyecto de extinguir de Europa el cristianismo y la monarquía>>

según parece lo lograron y ante tanto Monetary God in Eypo/Dollar We Trust, nada mejor que la espada de guerra medioeval (arruinando el comercio y el libreintercambio).

“Dos años después (y antes que los principales dirigentes se pusieran a salvo, refugiándose en la actividad de las logias masónicas europeas y americanas, cuando para mayo de 1785 comenzaran las persecuciones, detenciones y torturas de los miembros inferiores), en la noche del 10 de julio de 1784, un enviado de Weishaupt, el abad Lanz, fue alcanzado por un rayo -¿divino? No, atmosférico- cuando galopaba en medio de una tormenta. Su cadáver no fue recuperado por miembros de la orden sino por gentes del lugar que, al ver sus hábitos, lo recogieron con cuidado y lo trasladaron a la capilla de san Emmeran. Allí, entre sus ropas, encontraron importantes y comprometedores documentos que revelaban los planes secretos de la conquista mundial. Eso selló definitivamente el destino oficial de los Illuminati, que a partir de ese momento se convirtieron en una organización maldita. La policía bávara descubrió todos los detalles de la conspiración y el emperador Habsburgo Francisco de Austria conoció así, de primera mano, lo que se estaba tramando contra todas las monarquías y en especial contra la francesa, encabezada por su yerno Luis XVI y su hija María Antonieta.”

Los buenos amigos de Adam Weishaupt llamabansé La Fayette y Maximilien Robespierre, el deísta,”el incorruptible”

“Los monarcas de Francia, el borbón y la Habsburgo, fueron informados también e incluso tuvieron oportunidad de examinar los Protocolos o Escritos originales de la orden y secta de los Illuminati, que acabó por publicar el gobierno de Baviera para alertar a la nobleza y el clero de toda Europa. La desaparición formal de los illuminati, junto con el destierro de Weishaupt y la detención de sus adeptos, los convenció que la trama había sido abortada por completo” …y el mapa geopolítico seguía en su anterior ordenamiento. La Revolución francesa vendría a confirmar lo muy equivocados que estaban.

Paul H. Koch, Illuminati (2004)

La monarquía no era divina, pero a la democracia la destilaron y embotellaron los barrocos masones europeístas

…continuará en Por el temple de Sión.

Anuncios