Miles de personas protestaron contra el Gobierno en todo el país

Gorilas, golpistas y otros garcas de la patria grande (la cuádruple G)

Pidiendo más seguridad (ante tanta incertidumbre y porque no terminan de convencerse que la gran Colombia y sus balas que vuelan llegaron para quedarse, porque no se resignan ante tanto fatalismo)
Pidiendo menos restricciones económicas y mayor disponibilidad de productos que comprar, porque algo importado quieren comprar.
Pidiendo más y mejor democracia, más Montesquieu y demás representatividades masónicas para tod@s
Pidiendo que seamos menos ‘en contra de’ y más PRO a favor del latifundio y la terratenencia, como quería el general Jorge Rafael Videla
Pidiendo que la yegua se retire de la escena: “andate Cristina, andate Cristina”

Los tilingos, otarios y mediopelo de la clase media y otros rancios pidiendo una mayor integración en el concierto mundial de la financierización sin precedentes, una clase media ya extinta que en el aquí y ahora de su nihilista motu proprio no necesita industrialización, ni cambio de matriz energética, ni viajes a Marte ni al cinturón de Orión. Solo papelitos verdes para dolarizar su progreso de viajes por el mundo y el espacio-tiempo terrenal, pues confunden el desplazamiento en avión al exterior con progresos de personalísma índole.

La clase media hace 20 años que está muerta. Gracias al Plan Brady, a Cavallo que les regaló la deuda externa privada nacionalizandola y al desconcierto del Consenso de Washington. Pelean por esa muerte digna que la banquería internacional les regaló y ante la inevitabilidad trágica de su proceder siempre errado golpean la cacerolita para que venga un nuevo Pinochet o agente del orden Bloomberg: quizá mauricio macri, el hombrecito gris que tenía un solo nombre para mejor control y gasto menor del erario público, en el ajuste sobre los estómagos populares que no tiene fin.

En Venezuela I la gente ya está tan cansada de los controles de cambio -y del salario mínimo más alto de latinoamérica, ese que no alcanza para nada- del comandante Hugo Chávez y quiere un cambio (otro más), sangre jóven y algún sefaradí medio-empresarial que los represente en la ilusión de pertenecer al sector de los exitosos que no les tocó en suerte. Sigan participando, no se cansen de soñar ni de llorar.

Anuncios