Baruch Spinoza les confirmó la irrealidad de la creencia en la predestinación de pueblo elegido, el rabinato del “sanhedrín” neerlandés no acuso recibo al respecto y solo dictó la expulsión del irreverente. Esto acaeció en el siglo XVII:
Muerto su padre, en 1654, Spinoza no tenía ya que mantener oculto su descreimiento por respeto a la figura paterna. El 27 de julio de 1656 fue expulsado de la comunidad judía (así como excomulgado y desterrado de la ciudad), a la sazón dividida en dos grupos:

      • Sefardíes: judíos expulsados de la península Ibérica y grupo al cual Spinoza pertenecía. Era un grupo parcialmente influido por la tradición humanista.
      • Askenazíes: judíos procedentes de Europa central que al sufrir fuertes persecuciones durante la Edad Media emigraron en masa hacia el este, pero también a los Países Bajos e Inglaterra.

Estos últimos constituían un grupo cerrado. En algún momento histórico parece que sus normas fueran más ortodoxas y rígidas que las de los sefardíes. Era el grupo mayoritario en Ámsterdam. Tras la expulsión, Spinoza se retiró a un suburbio en las afueras de la ciudad y publicó su Apología para justificarse de su abdicación de la sinagoga, obra perdida que algunos autores consideran un precedente de su Tractatus theologico-politicus. Para sobrevivir se dedicó a pulir lentes para instrumentos ópticos, entre ellos para su amigo el científico Christiaan Huygens.

En el siglo XXI Enlil dios de todos los vientos está harto cansado de la ONUj

y Wotan viniendo de los kurganes ya no tiene más tolerancia voltaireana ni paciencia con la OTAN

El mundo no empezó un 7 de octubre de 3761 a.C, el mundo no concluirá si Israel vuela por los aires un 22 de diciembre de 2012 d.C. Solo son parte del zoológico humano sin casi distinción. Ni siquiera son un pueblo unido, nadie los ha elegido en el absurdo de sus días y sus vidas.

     

   

 

 

 

 

 

    Infinita semiosis

Anuncios