Dirigente político en Egipto de la Hermandad Musulmana, cuyos cuarteles generales se encuentran en Londres y Ginebra (Suiza), Morsi o Mursi es pieza ordenada para que el despliegue bélico se desate en Medio Oriente entre Israel y Palestina. Pide a Cristina Fernández de Kirchner se entrometa en la gestión de lo que está planificado desde 1917 cuando Gran Bretaña y su sionismo herlziano crearon el Protectorado de Palestina. La región latinoamericana ni va a intervenir ni tiene cómo hacerlo, justamente la declaración de reconocimiento en la ONU de un Estado Palestino es lo que detonará definitivamente la III Guerra Mundial, fortalecida por la reelección del mamífero siamés y mestizo Barack Obama y la actitud prodesborde de Netanyahu, yahoo del próximo a defunción completa Estado de Israel.

Mientras Israel bombardea civiles en Gaza, en Argentina sus poblantes por decirlo peyorativo, se pasean con carteritas y paraguas de Gran Bretaña y dicen que ya basta de maltratar a los judíos, que los dejen en paz… y esa paz vendrá, sin dudas que vendrá.

No intervenir nos dicta la razón, en eso que no logramos alcanzar y supera completamente en fuerzas. Bombardear, algún día bombardear Londres y Nueva York y toda su cría de gusanos culturales es lo mejor que tendríamos que hacer. La Primavera árabe que empezó en Egipto y nos trajo a Morsi solo en este genocidio en curso podía desembocar.

El periodista Walter Goobar señala en Miradas al Sur a quiénes van dirigidos los misiles israelíes de la dupla Netanyahu-Barak: a los ciudadanos de su propio país. Premier y ministro de Defensa son solo animalejos serviles a Su Majestad y actual heredera de la Casa Real que programó la shoah hitleriana, la dinastía Windsor.

Los dos asesinados por las mismas manos de siempre, Rabin en 1995 y Arafat en 2004, los esbirros del poder obedecen la orden dada para que la Guerra sea nuestra constante. William Clinton auspiciaba la Paz aunque luego se le encomendó bombardear los Balcanes para detener la limpieza étnica de los serbios sobre los kosovares, y sobre todo favorecer a las empresas americanas en Europa oriental y el buen tráfico de heroína desde Afganistán hacia el corazón de la UE. Los dos artífices de la paz y entendimiento, el moderado israelí y el creador de la OLP muertos para siempre, destino de pacifistas y constructores benéficos en un mundo de machos cabríos y lagartijas imperiales.

English Socialist Party

Anuncios