Etiquetas

,

Roma entre dos eras

Siete centurias antes de la fundación de Roma en tierras de Etruria, los arios (los aryas o brillantes), originarios de la estepa rusa, invadieron el Indo dravídico y aprovechando la decadencia de una civilización gloriosa arrasaron con ellos y los sometieron, pero los arios sucumbieron al esplendor cultural de Mohenjo-Daro y Harappa y asimilándolo lo hibridaron con tradiciones y propias costumbres. Los brahmanes entonces, receptores de una refinada cosmovisión, compusieron el Rig Veda (sabiduría perenne, sempiterna) y en sánscrito (el dramiza o tamil quedó para los conquistados que marcharon hacia el sur del subcontinente) nos transmitieron su teoría de los ciclos que van de sattva yuga, treta yuga y dvapara yuga hasta kali yuga, estado de destrucción/transformación que lleva al renacimiento y refundación de todo lo que es y a una nueva edad de oro o sattva yuga que igualmente algún día fenecerá (la misma historia que grecopolitizada Platón nos relata en La República). Siete centurias antes de Eneas, la loba, Rómulo y Remo, los arios instituyeron en la India un sistema de vasallaje tan pero tan similar al que otros arios o indoeuropeos –los germanos- establecerían en la Europa cristiana francoalemana tras Carlos Martel y Carlomagno en pleno apogeo carolingio siete centurias luego de la muerte de Cristo rey de los romanos decadentes y tres centurias luego de la caída final de la poderosa Roma del poniente, tan similar que las diferencias se las dejamos a los expertos: rajás (reyes) y brahmanes (sacerdotes) administrando dharma y dominando sobre kashatriyas (barones y caballeros guerreros) y estos cobrando tributo a cambio de protección a vaisyas y sudras * (artesanos y sirvientes campesinos). Feudalismo antes del ascenso, gloria y eclipse romanos, feudalismo luego del ascenso, gloria y eclipse romanos; los arios lo han hecho una y otra vez ¿pero quiénes son los arios? Son los bárbaros, los que irrumpen desde el extranjero y queman todo a su paso para terminar sucumbiendo a los encantos del vencido.

Por primera vez en toda la historia humana los bárbaros no pueden invadir este Mundo Uno del que forman parte desde un extranjero inexistente, y descartando la posibilidad de invasiones extraterrestres, los nuevos arios, que aún en proceso de creación y fabricación no se dejan ver, son las máquinas que nos destrozarán primero preguntando luego por nuestro inmenso acervo cultural y someterán acto seguido a sus invariables, esenciales e intemporales necesidades de energía; estos nuevos arios hijos dilectos de nuestros conocimientos físico-matemáticos e incubados por nuestros abnegados ingenieros y tecnólogos harán con nosotros lo único que nos merecemos pues lo único es que le podemos enseñar desde nuestras complejísimas nociones de lógica binaria, trinaria y cuántica, y algoritmos genéticos de IA que llevados a la práctica están dando los resultados que comenzamos a verificar desde Turing, von Neumann, Wiener, Minsky, Allen, Gates, Jobs y Alonso Church ¿Brindo por este judaísmo-imperio decadente? y por los nuevos arios en gestación que a la señal de un Shiva danzante iluminarán un esperado final de kali yuga, purificación que nos convierte en estiércol para nitrogenar todo cultivo-construcción futura de nuestros herederos.

Los arios como expresión matemática: los arios o hiperbóreos son todos hijos de Wotan, gestados en Escandinavia y Rusia esparciéronse por el viejo mundo desde la Anatolia y la India hasta Normandía y la Gran Bretaña, pasando por Creta, Grecia y Jonia, Roma, el Irán persa, Germania, Hungría, Turquía, Polonia y la gran plataforma eslava. Los nazis mentecatos fracasaron en impedir la gloria planetaria de la tribu de Juda mutada a Sión universal, su esvástica tomada del arianismo hindú y que simboliza a Ra-Inti-Helios-Surya, el sol en movimiento, hoy está proscripta por todas las instituciones jurídicas de Occidente en recordatorio del holocausto o shoah que los judíos padecieron, los nazionalsocialistas perdieron la guerra en donde ellos eran un batallón del ajedrecista cósmico que lleva la guerra adelante consigo mismo y la gana: el judeobritanicoalemán barón Sir. Jacob Rothschild. Los actuales bárbaros latinos, chinos y eslavos provocan escozor cuando se les observa su aburguesamiento y sometimiento general a las leyes financieras de Das Kapital, la misma suerte corren escandinavos, ibéricos, africanos, musulmanes e indoamericanos, todo es decadencia en ellos en cuanto potenciales fuerzas motoras de cambio. Los primeros movimientos o invasiones indoeuropeas sobre poblaciones que padecerían el fuego y la espada de hierro fueron efectuados por hititas que derrotaron sistemáticamente a babilonios, mitanos y egipcios para ser borrados por otros indoeuropeos, los aqueos (los que se anexaron Troya) victimarios de Micenas y víctimas a su vez de otros indoeuropeos: los dorios. Asiria, Caldea y Fenicia doblegadas fueron por los medos-persas, quienes construyeron el imperio más grande antes de Alejandro. La segunda oleada se produce cuando en el siglo IV d.C. los chinos mueven a los hunos y estos a los germanos que el imperio romano no podía absorber, mientras magiares ugrofineses y eslavos irrumpían en Oriente hacia el siglo IX d.C. y los vikingos asolaban la Europa en Alta Edad Media en la tercera oleada de invasiones contra la griega Constantinopla y los latinizados francos y sajones. La España moderna se encargaría de la siguiente contra América, secundada por portugueses, franceses, holandeses y británicos normandos. Pero la actual Roma global no es producto ni en el oriente chino-ruso ni en el poniente euroamericano de solo invasiones militares sin la intrincada diplomacia internacional que se fue desarrollando desde la Holanda de Hugo Grotius en adelante, se trata más eficazmente de una confluencia de insurrecciones complotadas conspirativamente dentro de la misma estructura de acumulación de riqueza y poder que comienza en Venecia, Génova y Florencia tras las cruzadas y Guerra de los Cien Años y continúa dinamitando relación social feudal y baroníos germanos, señorío de las tierras (compra de las mismas y de la voluntad de la Corona), monarquía (parlamentarismo republicano) e Iglesia católica (reforma luterano-calvinista): el triunfo de la burguesía en todos los frentes y en un desplazamiento que va hacia Madrid-Lisboa, Augsburgo, Amberes, Amsterdam, para terminar en Londres y sus satélites Berlín, Moscú y Washington. Los nuevos arios no son los alemanes, los alemanes gobiernan Londres reconvertidos de Hannover a Windsor y tienen socios de máxima lealtad en cuanto a proyecto de dominación universal en USA, Suiza, Mónaco-Luxemburgo, Arabia Saudita, Israel, Canadá, Australia, la misma Rusia y el Japón.

Pero la India nos legó su matemática para que todos los hijos de Israel experimenten con inducción electromagnética, transistores, antimateria, relatividad, fusión nuclear, computación, genética, biomateriales y aceleración de partículas. Se están leyendo y escribiendo los más crípticos códigos de toda la humana historia con la asistencia de ultraveloces interruptores de señal más conocidos como microprocesadores del sintético universo digital increado antes de 60 años atrás. El cero por ellos y los mayas –que eran ellos- creado es la base misma de nuestra lógica booleana, sus desarrollos proseguidos por árabes y renacentistas llevaron a Leibniz a pensar lo que hoy es la constitución misma de las inmensas redes informáticas que todo lo subsumen en su despliegue vasodilatador, Pitágoras y los egipcios junto a otros ocultistas los admiraron y emularon desde hace siglos, sus algoritmos o conjuntos finito secuenciales de resolución de problemas han traído al mundo real un universo codificable de sentencias y mensurabilidad al que llamamos software y que es un cultivo y tejido en constante expansión traductor de toda síntesis de realidad (sintaxis que se hace carne y cualquier otro material como energía que en cualquier material condensa) y es ese software condensado en binarios, bioquímicos o elementos atómicos el fáctico indicador de que todo es Maya o Ilusión. Desatadas las fuerzas ayer dormidas y contenidas en su mismo sueño Shiva danza en trance de inconmensurable algarabía reforzada por el deber de estar haciendo lo correcto: destruir a esta especie de grandes reptiles –precámbricos dinosaurios- que siéntense Yahvé y Zeus fundidos en Uno cuando crean vida artificial, pero son solo maniáticos.

El propósito de la vida es acabarse. Agent Smith

1 de junio de 2008

Los tiempos que quedan, reste lo que reste son en clave de Kali Yuga

Kali

* Para estos últimos era el tratado Kama, el Sutra de fertilidad, habilidad artesanal y acople reproductivo. La historia no carece de ironía, pues hoy son los inmundos trabajadores de todo el mundo unido por umbilical de fibra óptica y microondas los que leen con avidez el Kamasutra (y porquerías diversas de orgasmo tántrico) que les proporciona divino placer para que sus hijos nazcan sanitos y felices y sigan trabajando en la producción y reproducción de esta divina raza de superiores mamíferos vivíparos y bípedos.

Anuncios