Etiquetas

Además de los Illuminati, se ha hablado de la influencia de la Orden de los Templarios (en la Revolución francesa) o, más bien, de sus herederos. La leyenda afirma que, cuando la cabeza de Luis XVI caía guillotinada ante la turba, una voz más alta que las otras gritó: “¡Jacques de Molay, estás vengado!” Recordemos que de Molay fue el último de los maestres templarios, ejecutado por orden del rey francés Felipe el Hermoso. Cierta tradición masónica liga a las logias con el linaje templario, cuando un puñado de caballeros perseguidos logró embarcar en el norte de Francia en un buque con destino a Escocia. Allí encontraron refugio en las hermandades de constructores, con las que se fundieron y constituyeron el llamado Rito Escocés Antiguo y Aceptado. En aquel momento nació la idea de “la venganza templaria”, según la cual, los templarios ‘masonizados’ asumirían como objetivo político no sólo el derrocamiento de los herederos de Felipe el Hermoso, sino toda la dinastía capeta. En el ritual del grado 30 del rito escocés se puede leer: “la venganza templaria se abatió sobre Clemente V no el día en que sus huesos fueron entregados al fuego por los calvinistas de Provenza, sino el día en que Lutero levantó a medio Europa contra el papado en nombre de los derechos de conciencia. Y la venganza se abatió sobre Felipe el Hermoso no el día en que sus restos fueron arrojados entre los desechos de Saint-Denis por una plebe delirante ni tampoco el día en que su último descendiente revestido del poder absoluto salió del Temple, convertido en prisión del Estado para subir al patíbulo -en referencia a Luis XVI-, sino el día en que la Asamblea Nacional Constituyente francesa, con Honoré Gabriel de Riquetti, conde de Mirabeau (y con orígenes familiares en la Provenza), proclamó frente a los tronos, los derechos del hombre y del ciudadano.

Paul H. Koch, Illuminati (2004)

Mantos templarios de Sion & England

  Dark Tranquillity

de la Ilustración (Aufklärung) en Francia: era el filósofo Charles Louis de Secondat, barón de Montesquieu, teórico de la división de poderes, que fue iniciado en la masonería durante una estancia en Londres y por ello, según cierta tradición masónica, puede ser considerado como el primer masón noble de Francia, sin omitir su profusa inclinación a leer y mejorar las ideas del noblepensador británico John Locke.

La Inglaterra templaria

escudo de Ricardo I Lionheart (1157-1199), de los Plantagenet (1154-1399)

Anuncios