Etiquetas

Británicos de todo el mundo, sabedlo…

Papel dorado:

John Law fue autorizado por el duque Felipe de Orleáns, Regente de Francia, a fundar un banco privado en 1716 con derechos de emisión monetaria. El “sistema” de Law consistía en sanear las finanzas del reino creando una institución que emitiera papel moneda para sustituir el metal, cada vez más escaso. A diferencia del oro, el papel favorecería la circulación de los medios de pago, EVITANDO LA ACUMULACIÓN; permitía además impulsar las transacciones, asegurando así la prosperidad del comercio, única fuente VERDADERA DE RIQUEZA. Todo marchó sobre ruedas. El éxito de la Banque Générale fue tal que al año siguiente Law creó la Compañía de Occidente, encargada de explotar los recursos de la colonia de Louisiana en Norteamérica. Se emitieron así unas 200.000 acciones a 500 libras cada una, las que de inmediato fueron adquiridas. En diciembre de 1718, el banco de Law pasó a ser la Banque Royale, mientras que la Compañía de Occidente se transformó poco después en la Compañía de las Indias y obtuvo el monopolio casi total del comercio exterior del reino. Para el escocés John Law, la culminación de su carrera llegó el 5 de enero de 1720, cuando fue nombrado contralor general de finanzas del reino. Sólo bastaron tres años para que su “sistema” demostrara su eficacia y empezara a llenar las arcas. Pero así también bastaron pocas semanas para que todo se derrumbara…

Papel picado:

Si bien Law figuraba como un salvador, despertaba a su vez enconadas hostilidades. Aparentemente sólido, el sistema hizo crisis en febrero de 1720, cuando dos “grandes accionistas”, los duques de Conti y de Borbón, quisieron reembolsar sus acciones en moneda metálica. De inmediato fueron imitados por miles de accionistas que exigieron el pago de sus acciones. Muy pronto, de las 10.000 libras por acción éstas perdieron su valor y fue necesario frenar el pánico que empezaba a cundir. En abril, una ordenanza proscribió el uso de monedas de oro en las transacciones comerciales, pero el remedio resultó peor que la enfermedad. La adopción de tal medida significó en parte el fracaso de un sistema demasiado frágil. La moneda fiduciaria (fiducia=confianza) dependía de la misma por parte de los suscriptores; que la confianza faltase equivalía a una catástrofe. En efecto, el fracaso del sistema de Law llevó a Francia a la bancarrota. Los accionistas se agolparon una vez más frente a la sede del banco, en la Rue Vivienne, donde protagonizaron verdaderos motines. Law intentó poner nuevamente en marcha la máquina emitiendo billetes sin cesar, pero éstos perdieron una vez más su valor hasta que un fallo en mayo redujo autoritariamente a la mitad su valor. Los motines recrudecieron, tanto en París como en las provincias, y sumaron numerosas víctimas que murieron asfixiadas durante las protestas. El 10 de octubre de 1720, un nuevo fallo suspendió de circulación todos los billetes.

¿Pero todo esto ya ocurrió? ¿acaso el tiempo es un objeto circular con propiedad de rotación infinita sobre su eje diametral, reloj de los siglos por venir?

Arruinado, Law no tuvo más alternativa que huir para refugiarse en Bruselas. Durante nueve años deambuló por Europa hasta establecerse definitivamente en Venecia, donde meditó su fracaso, convencido de que no estaba del todo equivocado. No lo estaba. Law ya había propuesto en 1705 al parlamento escocés que el banco privado emisor de billetes estuviera respaldado en hipotecas sobre bienes raíces, primer arquitectura financiera verdaderamente moderna esperando por Jorge I Hannover.
Para muchos economistas, su error estuvo en haberse adelantado en idear un sistema económico para el cual su época no estaba preparada aún. No lo estaba, mis queridos británicos de Nuevo Imperio Global. Solo se trata de creer, crear y creer.

Law y los creyentes

Francia pasó del mercantilismo y el fracasado experimento Law a la fisiocracia, redescubrió mientras ordenaba su economía nuevamente lo que los romanos del siglo III habían comprobado: que el trigo puede ser más valioso que el oro. Entre 1756 y 1763 Inglaterra arrebató a su rival Luis XV las posesiones coloniales y la Compañía de las Indias Orientales de lord Shelburne operando desde Londres encontrabasé, tras esa guerra de Siete Años (Francia, Austria, Rusia, Suecia contra Inglaterra, Prusia y Hannover) el liberalismo triunfaría a escala planetaria en base a sus cultivos de opio en la India y cañonazos que le hacían comprar a China el producto y aunque sus gobernantes se opusiesen para cosechar todo el oro que fuese posible como nos enseñaron nuestros padres los romanos.

Imprimir papel moneda, sabio consejo para Necker tras la Revolución de 1789 por una bancarrota aún peor del Estado de Francia; abolición de los títulos nobiliarios y de la corona real: emitir moneda y guillotinar al soberano, emisión y revolución para sometimiento al poder financiero.

Cronología de anexión y usurpación:

1717: reunificación de las logias en el Gran Oriente de Inglaterra.
1718: fundación del Banque Royale en Francia por John Law. Otro auténtico trago de escocés para caldo de cultivo del Capital.
1718: ascenso de los Hannover al trono de Inglaterra por cesión de sus primos los Estuardo de origen escocés.
1719: John Law funda la Compañía de las Indias Orientales.
1756-1763: Guerra de los Siete Años, Francia pierde sus colonias a manos de los Hannover.
1776: La riqueza de las naciones es publicada por Adam Smith (agente Smith de la LiberalMatrize). Independencia americana que produce la bancarrota de Francia gracias a Franklin, Benjamin.
1789: Revolución francesa.
1910: los Hannover -ahora Casa de Sajonia-Coburgo-Gotha- se convierten en dinastía Windsor.

Cronistas del británico estilo de vida de todos ustedes vasallos de la Real Corona de Inglaterra aún en pie, sentimos pena por esta rueda humana que gira y gira sin cesar para llegar siempre al mismo punto. Ninguno.

II de III de MMVIII.

Anuncios