En Argentina, Sudamérica, Hugo Moyano entiende que “el sistema económico está agotado”. A buen entendedor pocas (poquísimas) palabras bastan, desde el 2012 que el modelo sojero agroexportador está agotado… que empiecen las expropiaciones de camiones del sindicalista-empresario pues, entre otros bienes y servicios patrios.

El titular de la CGT Azopardo consideró que “la economía está estancada” y acusó a Cristina Kirchner de buscar someterlo a una “condena social”. “Reclamo lo que corresponde a los trabajadores. Como hago eso, molesta porque la Presidenta quiere tener gente sumisa que no diga cuando el Gobierno miente”, sostuvo Hugo Moyano. “Busca descalificar de cualquier forma a los que no coincidimos con sus políticas; lo mismo pasa con (los gobernadores de Buenos Aires, Daniel) Scioli, (de Santa Cruz, Daniel) Peralta y (de Córdoba, José Manuel) De la Sota”, resaltó el líder camionero que ayer encabezó una protesta frente al Ministerio de Trabajo, donde denunció que el Gobierno intenta “meterlo preso”. Moyano no solo reiteró esa interpretación sino que profundizó su crítica al Ejecutivo al advertir que “la economía está estancada” y alertar que “el impuesto que más perjudica a los trabajadores es la inflación”.

Hugo Moyano (la víctima) y sus fieros camioneros

¡Qué problema la inflación nocierto!!! Aquí todos y con el tiempo vamos a morir de hambre y abandono estatal, asunto que nunca vivirán en Grecia, España, Portugal, Irlanda, etc. Cuando los agoreros negativos y tan obtusos anunciaron en 2007 que el mundo tal cual lo conocemos estaba acabado, a ninguno de estos giles ciudadanos del primer y tercer mundo le interesó o llamó mínimamente la atención. Ahora es un poco más tarde, se han perdido casi seis años y se perderán aún más… la (des)globalización recién comienza y no hay fuerza humana ni de izquierdas que pueda torcer el rumbo.

Anuncios