Etiquetas

,

Paul Michel Foucault (1926-1984) y la Era tecnotrónica de Zbigniew Brzezinski como superación de la Sociedad Disciplinaria.

Tecnologías del vigía, economía de medios, control (e ilusión de control) poblacional; comandos y organización militar de la historia, el mundo y las interacciones humanas, necesidad primigenia del dominio de unos sobre otros por el lenguaje, la técnica o el mero choque físico entre cuerpos oponentes, luego de la Sociedad de Soberanía, mando, docilidad y obediencia van indisociablemente ligados al invariable instinto de supervivencia de oprimidos y opresores.

Michel Foucault

En 1976, cuando aún el control de la microelectrónica (y de su flujo electrónico sobre las gentes) era incipiente, Michel Foucault expuso sobre lo que se aproximaba -el Estado neoliberal- en un discurso universitario que luego se dio a conocer como Seguridad interior y nuevo control social: allí el filósofo posestructuralista, el historiador de todo aquello que permanece en las sombras hasta que el Poder cruzándolo le presta su luz y registros históricos que narren la intrascendencia de aquello que se manifiesta en la Francia de 1675 o la Comunidad Europea de 1975; allí Michel Foucault enuncia entre otros asuntos:

-que los siguientes 50 años estarían caracterizados por la llamada “escasez de energía” que si bien no tan escasa como cara es hoy -y será mañana- la de los hidrocarburos repercutiría en estancamiento económico (que el crédito indefinido a decir de Zygmunt Bauman ya no puede revertir con el consumo insostenible de llévelo hoy y páguelo en una década, los costos sociales se seguirán pagando 3 y 4 décadas después de esos primeros 10 años que nos otorgan para comprar electrocachivaches) que indefectiblemente repercutiría en la organización estatal de menos aparatosidad y un Estado mínimo gendarme y policial al servicio del negocio de las corporaciones. Lo que Foucault señalaba se había ensayado solo 3 años antes en el Chile pinochetista para satisfacción de Henry Kissinger y la elite comandante de Anaconda Cooper y la ITT y en pocos años se lo vería en el centro del mundo con Margaret Tatcher y Ronald Reagan: el posindustrialismo que el Club de Roma recomendó en 1972 y la Trilateral Comission comenzó a ejecutar (también por la boca de Samuel Huntington) en 1973 con una brusca subida en los precios del petróleo. Y que el occidental “Estado que no tiene ya posibilidades ni se siente capaz de gestionar, dominar y controlar toda la serie de problemas, de conflictos, de luchas, tanto de orden económico como social, a las que pueden conducir esta situación de energía cara. Dicho de otro modo: hasta ahora el Estado ha funcionado como una especie de Estado Providencia” peronista o keynesiano “y, en la situación económica actual, ya no puede serlo.” 

 -que “se van a presentar dos posibilidades: la fascista en sentido estricto ‘strictu sensu’ aunque no creo (por lo menos en Francia) que sea esta la que nos amenace sino más bien una segunda. La estrategia hacia la cual nos orientamos -con todos los cambios e involuciones posibles- es más sofisticada, se presenta a primera vista como una especie de ‘desinversión’, como si el Estado se desinteresase de un cierto número de cosas, de problemas y de pequeños detalles hacia los cuales había hasta ahora considerado necesario dedicar una atención particular. El Estado está entonces obligado a economizar su propio ejercicio de poder.” Que “hoy el nuevo orden interior obedece a una nueva economía y ¿cuál es su característica? En primer lugar el marcaje, la localización de un cierto número de zonas que podemos llamar ‘zonas vulnerables’ (zonas de exclusión), en las que el Estado no quiere que suceda absolutamente nada. El segundo aspecto es una especie de tolerancia; la puntillosidad policíaca, los controles cotidianos -bastante torpes- van a relajarse puesto que, finalmente, es mucho más fácil dejar en la sociedad un cierto porcentaje de delincuencia, de ilegalidad, de irregularidad y estos márgenes de tolerancia adquieren así un caracter regulador.”

 
 -que como “tercer aspecto de este nuevo orden interior se necesita un bienlogrado sistema de informa(tiza)ción general. Es necesario un sistema de información que no tenga fundamentalmente como objetivo la vigilancia de cada individuo, sino, más bien, la posibilidad de intervenir en cualquier momento” vía las telescreens de la National Security Agency, los blogs reticulares y otros conjuntos de redes sociales, protocolos de mensajería instántanea y webmails “justamente allí donde haya creación o constitución de un peligro, allí donde aparezca algo absolutamente intolerable para el poder.”

El cuarto y último aspecto es el más importante de todos, dice Foucault: “para que este nuevo orden interior funcione, la constitución de un consenso que pasa, evidentemente, por toda esa serie de controles, coerciones e incitaciones que se realizan a través de los mass media y que, en cierta forma, y sin que el poder tenga que intervenir por sí mismo, sin que tenga que pagar el costo muy elevado a veces de un ejercicio del poder, va a significar una cierta regulación espontánea que va a hacer que el orden social se autoengendre, se perpetúe, se autocontrole a través de sus propios agentes, de forma tal que el poder, ante una situación regularizada por sí misma, tendrá la posibilidad de intervenir lo menos posible y de la forma más discreta, incumbiendo a los propios interlocutores el resolver sus conflictos y contradicciones, las hostilidades y las luchas que la situación económica provoque, bajo el control de un Estado que aparecerá, a la vez, desentendido y condescendiente. Y es mediante esta especie de aparente repliegue del poder, y para que no recaigan sobre él las responsabilidades de los conflictos, como van a aplicarse los medios necesarios para que reine el orden interior sobre una base muy diferente de la que hemos visto funcionar cuando el Estado podía permitirse el lujo de ser, a la vez, un Estado-Providencia y un Estado onmivigilante.”

Un Estado que erige la realidad de su reinado empequeñeciendose para ahorrar energía, remplazado por artefactos electrónicos que para funcionar requieren igualmente de dosis de energía que papá petróleo chorrea para todo el rebaño infoconectado. Más barato a medida que empequeñecemos el transistor y lo llevamos por debajo del umbral de los 22 nanometros (pasaje de la micro a la nanotecnología). Tiempo después, en 1993, Gilles Deleuze señalaba al marketing como el nuevo Monstruo del Control Social y de encierros disciplinarios, el individuo transitando hacia espacios más amplios de bordes difusos, y en apariencia anárquicos esos entornos, la sociedad del info-entretenimiento en la aldea McLuhan complementa ese proyecto de que todo es producto y consumidor (las dos caras de la misma moneda): el prosumer planetario de Facebook pensado hace tres décadas por otro marxista renegado, Alvin Toffler.

un polaco judío impronunciable que envejece y muere, Zbigniew

La economía de Brzezinski al servicio de la elite estadounidense más bien globalista era simple: descolonizar África allí donde una factoría británica o alemana había llevado tropas para defenderla y darles comunicación satelital y radio FM, democratizar América Latina allí donde las carnicerías que también encogieron al Estado habían restituído todo a la oligocorporación extranjerizada proveyendo de aparatos de TV technicolor y fotocopiadoras para los manuales de economía hayekiana. Y sin embargo Afganistán para cultivo de amapolas y sin embargo Irak para custodia de los pozos como episódicos de un pasado militarista que no nos abandona. Pero al control (su ilusión también), la vigilancia y el castigo exclusor Intel, AMD, Nvidia y ARM lo hacen más liviano para el erario público y las viejas sobreabultadas burocracias de empleados públicos, más económico que la 7ma Flota del CentCom y el noveno regimiento de infantería de la OTAN: Nicholas Negroponte ejecutó el financiamiento a la Contra en Nicaragua y Honduras por derecha tanto como 20 años después propone y ejecuta el reparto de engendros del MIT y otras netbooks y smartphones por izquierda.

Posdata: Un plan simple y sencillo

“Un escenario posible para un enfrentamiento militar con Irán implica que el fracaso iraquí alcance los límites americanos (estadounidenses); seguido de acusaciones americanas (estadounidenses) que hagan a Irán responsable de ese fracaso; después, por algunas provocaciones en Irak o un acto terrorista en suelo americano (EE.UU.), [acto] del cual se haría responsable a Irán; todo esto pudiera culminar con una acción militar americana (estadounidense) “defensiva” contra Irán que sumergiría a una América (Estados Unidos) aislada en un profundo lodazal en el que estarían incluidos Irán, Irak, Afganistán y Pakistán.”

Zbigniew Brzezinski dixit, año 2006.

Camp David (1993)

The Grand Chessboard: American Primacy and Its Geostrategic Imperatives (1997)

Socios de su Majestad Elizabeth II

Change, what change? Hay personas -tanto como procesos- que nunca cambian, Manche Menschen ändern sich nie, que es la moraleja y final del film Los edukadores.

Si hoy el kirchnerismo intenta revertir este estado neoliberal que también -Hollande mediante- está ganando Francia, el modelo posneoliberal K lo hace sobre una base material de inmensas toneladas de porotos de soja: indiscutible fuente de energía, alimento y divisas que no logrará contrarrestar la tendencia general de energía cada año más costosa para el ciudadano empobreciéndose en lo material (y en lo espiritual de no apagar el receptor de GoogleTV o AppleTV o CanonicalTV).

Una moderna y eficiente sociedad al servicio del Control‏ (a izquierda y derecha): resulta que ahora los colectivos tanto como los trenes y vehículos automotor de todo tipo y peso terrestre chocan y matan gente, que para eso no fueron inventados y para que desciendan los daños colaterales la mejor idea es: que les pongan un GPS: controlar el recorrido, la velocidad, al chófer que no se comporta, al desvirtuado psicológico que no se refrena, controlar y castigar al tomar exámen permanente. La solución es: ponerle a todo un rastreador, un celular y un GPS. Bicho que camina en el corral es para mapear y remapear. Idea bien positivista, digna de Comte, de Owen y de Fourier (los utópicos y otros fabianos que ya nadie recuerda). Idea tan renacentista e iluminista.

Estampemos finas láminas a 18 nanómetros en el cerebro, y que vengan con GPS directo al servidor de Foursquare, así todos dormimos tranquilos y el mal se aleja un poco, solo un poquíto más.

Anuncios