Etiquetas

En la segunda mitad del siglo XVIII, la población en Baviera era de mayoría católica y contaba con una aristocracia ampliamente asentada. En Ingolstadt, donde Adam Weishaupt judío jesuita residía (a orillas del Danubio y 70 Km al norte de Münich) se iba a producir el acontecimiento. En Baviera había más de 25.000 iglesias físicas para 40.000 habitantes, además de 19 conventos y monasterios; el poder de los jesuitas era grande en todos los lugares y Baviera era un opositor radical a la Reforma, a pesar de ello Weishaupt afirmaba que el ateísmo, la apostasía y el deísmo eran lo frecuente y lo corriente para los descarriados bávaros. Weishaupt era profesor de derecho canónico en la Universidad de Ingolstadt y estudiante de teología jesuítica, cuando en 1773 el papa Clemente XIV prohíbe la Orden (lo que le costaría la vida por envenenamiento en 1774) en todo el orbe cristiano, da pie al inicio de las maquinaciones de Adam Weishaupt que se materializan un 1° de mayo de 1776.

En su libro To Eliminate the Opiate (Para eliminar a los creyentes), el rabino Marvin Antelman advierte que la sociedad de los illuminati y el CFR (Council of Foreign Relations) vienen instrumentando una guerra oculta contra las religiones y en particular contra el judeocristianismo. Según Barry Chamish, escritor e investigador judío, la importancia del libro reside en que prueba que son los judíos las víctimas del Nuevo Orden Mundial, no sus inductores más significativos. En 2002, Antelman publica la segunda parte del libro, donde intenta buscar el origen de la traición contra en sentido antiguo Israel, encontrándolo en el movimiento sabateo que aglutina a los seguidores del turco judaico Shabbatai Zevi (1626-1676), alguna vez reconocido como (falso) mesías un 18 de junio de 1666. Después de la alianza de 1785 con los illluminati, los preceptos sabateos penetraron en los núcleos de poder laicos de todo el mundo, alcanzando E.U.A e Israel. Antelman se refiere a los seguidores modernos de la secta sabatea como frankistas (por el judío polaco del siglo XVIII Jacob Frank, continuador de Zevi) zoharistas (la Zohar es la obra más importante de la cábala judía) satánicos. El apelativo satánico es debido a que Shabbatai Zevi promovía el  antijudaísmo, lo contrario a la religión verdadera por Dios inspirada, los sabateos pretenden erradicar a los judíos y cristianos y vienen conspirando con los illuminati para destruir religiones, monarquías y caudillismos con la intención de agrupar todas las naciones en una sola.

Al igual que muchos ocultistas, Albert Pike (satanista y masón grado 33° del Rito escocés antiguo y aceptado) general sureño en Estados Unidos, tenía un “guía espiritual” que le orientaba en sus estrategias para implantar el Nuevo Orden Mundial. En una carta que envió al líder de la logia iluminista entre 1834-72, Giuseppe Mazzini (poco antes de la muerte de éste en marzo de 1872), un 15 de agosto de 1871, transcribe uno de los mensajes que recibió de su guía. El contenido de la misiva incluye los planes para provocar tres guerras mundiales en los venideros siglo XX y XXI, describiendo con gran precisión acontecimientos que se han ido sucediendo dentro de su macro agenda mundializada, sucediéndose por el poder mismo de manipulación de tales acontecimientos por los agentes illuminati. La supuesta exposición de la carta en el Museo Británico es afirmada y desmentida por defensores y detractores de la conspiración, desde 1925. Entre los defensores se encuentra el agente británico de inteligencia del servicio secreto (MI-5) William Guy Carr, también se informa que la carta ha sido una broma de bufones tal cual Léo Taxil encarnaba. Hoy 2013 no se dispone de ningún manuscrito que atestigüe la veracidad del intercambio epistolar y solo consta por relatos posteriores lo que Pike le escribía a Mazzini en 1871:

Fomentaremos tres guerras mundiales… La Primera Guerra Mundial permitiría a los illuminati eliminar el poder de los zares en Rusia dejando el país en manos de los comunistas. Las diferencias instigadas por los agentes de la orden entre los imperios británico y germánico servirían para el fomento de esa guerra. Al final de la cual, el comunismo quedaría establecido y sería utilizado para destruir otros gobiernos y debilitar las religiones.

La Segunda Guerra Mundial tendría a los fascistas a un lado de la línea y a los sionistas (Judenstaat) del otro. Para acabar con el fascismo y fortalecer el sionismo político con vistas a la creación del Estado de Israel en Palestina, había que ahondar en la sima que separaba a ambos. Durante la Segunda Guerra Mundial, el comunismo internacional tenía que ser lo suficientemente fuerte como para equilibrar el poder del cristianismo, que quedaría controlado y restringido hasta utilizarlo (al comunismo) posteriormente para el cataclismo social final.

La Tercera Guerra Mundial debe fomentarse sobre la base de las diferencias ahondadas una vez más por los agentes de los illuminati entre sionistas políticos y líderes del mundo islámico. La guerra se debe conducir de tal manera que el Islam y los sionistas del judenstaat se destruyan mutuamente. Mientras tanto, las otras naciones, divididas habitualmente sobre este asunto, se verán obligadas a luchar hasta el agotamiento físico, moral y económico. La idea es dejar que los nihilistas y los ateos provoquen un cataclismo social dramático que enseñe a las naciones la consecuencia del ateísmo absoluto, origen del salvajismo y el desorden sangriento. Después, en todas partes, los ciudadanos se verán obligados a defenderse contra una minoría global de revolucionarios y exterminarán a estos destructores de la civilización y, desilusionados del cristianismo, recibirán la luz verdadera a través de la manifestación universal de la pura doctrina de Lucifer. Esta manifestación será el resultado del movimiento reaccionario general que seguiría a la destrucción mutua tanto del ateísmo como del cristianismo.

Síntesis hegeliana ante el enfrentamiento entre téticos y antitéticos. Hoy los acontecimientos en Oriente Medio muestran una inestabilidad creciente sin nunca mengua entre los sionistas y los árabes. La situación en Irak, Afganistán, Pakistán, Libia, Palestina, Egipto, Irán y Siria podría agravarse y agravarse hasta el punto de no retorno en que esa mentada Tercera Guerra Mundial simplemente se volviera inevitable.

Se dice entonces que la Orden de los Illuminati de Baviera desapareció oficialmente tras la persecución a sus miembros en la Alemania de 1785, pero la verdad es bien distinta. Algunos de sus miembros huyeron a otras zonas de Europa y a los Estados Unidos. En el mismo año del destierro de Weishaupt y la prohibición de la secta por el duque elector de Baviera, Karl Theodor Dalberg, se constituye la logia Colombia de los Illuminati, en Nueva York, y de ahí la conocida como logia Rockefeller desde principios del siglo XX. Fue Albert Pike quien propuso un plan diabólico (opositor) para implantar un Novus Ordo Seclorum o New World Order a través de tres guerras mundiales y la posterior entrega del planeta a Lucifer. La empresa o emprendimiento privado va viento en popa y sin oponente de magnitud a considerar que se le enfrente, frente a esa omnipotencia toda resistencia es perder, luchar/seguir y perder. Hasta 2068 quizá.

extractado de David Collins, The Black Book of the historical mysteries (2011).

dedicado a Alejandro Bodart, Jorge Altamira y todos los frentes de Izquierda que son y serán y a sus cuatro mandatos de imponer (lo que el kirchnerismo sin dificultades impone por ellos): matrimonio para tod@s, aborto para todas, muerte libre digna y eutanásica para tod@s, liberación de la marihuana, hachís y cannabis para el gran vulgo internacional y popular; la derecha PRO que se le resiste tanto a todo esto viene después y no lo piensa revertir (la culpa será del Mal que siempre heredamos).

Ale Bodart

Ale Bodart

 _____________________                 

respecto de los que alguna vez fueron, como el MAS-IU de Luis Zamora en el 1989 de la consolidación de las instituciones democráticas burguesas (en simultaneidad al Golpe de Mercado contra Raúl Alfonsín), el ex-trotskista tiene ahora y propone todo con mucha mayor claridad, participación ciudadana y anticapitalista sin que el sistema financiero internacional dirija el proceso o reparta dádivas mediante sus pestilentes corporaciones.

Luis Fernando Zamora

Luis Fernando Zamora

Anuncios