Che-Guevara

Ernesto Rafael Guevara Lynch de la Serna, ilustrísimo patricio romano de la provincia godo-hispana

A 46 años sin Ël (idolatrías al margen):

Libertador, denunciador, fraterno hombre nuevo o superhombre

Lector profuso, en campaña militar siempre embarcado, de Sábato, de Baudelaire, de Plinio, Marx, de Clausewitz, Mariátegui, de Martí; apuntador incansable, escritor a gusto sin remuneración ninguna y siempre con el fusil a 35 cm de su mano escritora y ojo lector, por si acaso. En Cuba la victoria se realizó. En el Congo belga y en Bolivia lo delataron, lo acosaron, lo rodearon, lo cazaron, fusilaron y le borraron la conciencia de ser, suprimieron la entrega por un mundo de iguales sin explotación de unos a otros que le truncaron, soldaditos bolivianos y rangers americanos le exterminaron los recuerdos, el acto y potencia, lo inanimaron para siempre y para que el mundo continúe indefinidamente en su rutina de usar y joder, de engañar y tirar la carne joven que se curte y envejece en una fábrica o en el labrado y el corte a tiempo completo de la caña azucarera, para que en Londres y sus colonias no falte el terrón en el tecito for five o’clock. Todos los que impidieron la proeza del guerrillero en extensión mundial de la revolución y uno a uno por la muerte fueron tragados, de olvido están compuestos y todo su mal se ha difuminado en condonación perenne y sempiterna.

En 2017 volverá, en cientos de miles de remeras negras y filigrana blanca de los black bloc y otros anarquistas, ateos nihilistas, haciendo destrozos en el marco de la resistencia inútil a la UE y Nuevo Orden Mundial. Inútil porque la rebelión está apañada y financiada por los sinarquistas manipuladores de hoy y de siempre. Su rostro severo volverá para conmover y alarmar a la humanidad en zozobra, naufragio e intemperie constante.

Pero eso ya no se compondrá de Ël, ni lo interpretará e interpelará fidedignamente, pues eso mismo no será ni Ël ni como Ël. Ya no lo haremos tú y yo, nosotros no lo haremos ni forjaremos en arcilla con soplo insuflado de vida, nunca ese poder nunca nuestro tendremos.

Con clase los traicionó
a todos los inmundos oligarcas
defensores del buen vivir (buen vivir que todos sin excepción queremos)
y a todos los cerdos patricios, burgueses y gentes de alcurnia.
Hitler el antisemita se suicidó con los rojos
ante las puertas de su bunker privado
Allende el antisemita se suicidó con los fasci
ante las puertas del Palacio de la Moneda,
que quería hacer público y del bien común
A Mussolini no lo mataron comunistas
más bien agentes británicos disfrazados de comunistas
leones disfrazados de corderos, por tantos pactos secretos
que hicieron realidad una imposible Guerra Mundial
de diseño virtual en Pearl Harbor masónico, sionista y capitalista.
Pero la mejor elección la tomó Guevara, el Che
encarnando hasta los extremos del asma y la fiebre y el hambre ayudar a los desposeídos y vilipendiados del mundo entero en Bolivia se suicidó. O el Partido Comunista Boliviano de Monge negro lo asesinó. La mejor elección que es pelear por estos animales comandados por Kissinger, Brzezinski y Rockefeller y salir de toda esta mierda de células y protoplasma cromosomático para nunca volver ni en millones ni en nadie más.

Mi más profundo homenaje a ese hombre el Che.

4 de abril de MMIX

Anuncios