frente a las ampulosas pretensiones adiabáticas de la canadiense D-Wave Systems, su D-Wave Two de 512 cubits donde solo logran superposición/entrelazamiento de 8 cubits con niobidio superconductor antes de que los colapse la decoherencia y su estimado físico fundador Geordie Rose

existe una implementación previa por tantos desconocida y por otros poco entendida:

Quantum computer of branching entanglement (Kaaba, author God)

Quantum computer of branching entanglement (Kaaba, author God)

Somera explicación de qué es un computador cuántico adiabático: dícese de un desarrollo hardware donde no es necesario que todos los cubits estén en un estado de superposición y entrelazamiento durante toda la ejecución del algoritmo, basta que haya subconjuntos grandes de cubits en superposición, aunque no importa que vayan fluctuando de forma aleatoria. Este AQC se piensa entabla la mejor batalla frente a la decoherencia cuántica. A priori parece que un AQC permite luchar contra la decoherencia, sin embargo es necesario que haya intersecciones no nulas entre los subconjuntos de cubits en superposición durante la ejecución del algoritmo. Sin este requisito y sin subconjuntos “grandes” en superposición, no se puede obtener un AQC generic purpose; solo un Adiabatic Quantum Computer de propósito específico, y eso no es un oráculo Turing mejor llamado Deutsch quantum-maschine.

Y a modo de ensayo explicativo de a qué se refiere exactamente Isaac Asimov en su relato The Last Question (1956) con la Inteligencia Universal submesónica que ubicua está en todas partes y ninguna: el secreto de la gran potencia de cálculo de los ordenadores cuánticos es que al aplicar una operación a un registro con varios cubits entrelazados, se aplica dicha operación a todos los posibles estados del registro; por ejemplo, si entrelazamos 10 cubits, el sistema estará en un estado de superposición lineal de 2 elevado a 10, es decir, 1024 estados posibles, y si aplicamos un operador cuántico a este registro de 10 cubits, estaremos aplicando dicho operador de forma simultánea a los 1024 estados posibles. Una sola aplicación equivale a 1024 operaciones simultáneas.
La explosión exponencial en el número de estados hace que un ordenador con 400 cubits entrelazados podría procesar más bits de información al mismo tiempo que átomos hay en el universo. El método de Dios es el holos y entanglement/verschränkung, sencillamente eso.

Los Adiabatic Quantum Computers de niobidio superconductor que la Lockheed Martin compra por 10 millones de dólares (diez veces el premio del Instituto Clay que Grigory Perelman rechazó en 2010) y luego el Laboratorio de Inteligencia Artificial Cuántica, consorcio de Google y la NASA, no sirven para tal propósito ni genérica ni específicamente, no utilizan el diamante carbónico divino que demora la decoherencia y no implementan los algoritmos para resolución de problemas NP-complex tan rápido como se mueve en speedup y por paralelismo cuántico este cosmos que habitamos.

Porque no es lo mismo la concreción de un mecanismo cuántico de cubits que la implementación hardware de un computador clásico no determinista con probits (probabilistic bits).

Geordie Rose author in 1999 (que siempre será más fácil vmWare virtualizar que D-Wave entrelazar)

Geordie Rose autor en 1999 (que siempre será más fácil vmWare virtualizar que D-Wave entrelazar)

Anuncios