Existe la oportunidad de reversión, existe una oportunidad, pero LA
IZQUIERDA ES TANTÁLICA, LA MULTITUD INDIVIDUAL:

Las izquierdas, todas las izquierdas, han sido impulsadas a nivel mundial a actuar como nunca antes, todo precipitado por la actual coyuntura recesiva iniciada en el sudeste asiático en 1997. Sin embargo, luego de la caída del muro de Berlín y la implosión del PC soviético, las izquierdas se encuentran disgregadas y desorientadas como nunca antes: ex-stalinistas se han convertido al progresismo socialdemócrata, los pseudosocialistas se tornaron neoliberales furiosos mientras se calzan el disfraz del desarrollismo y la nariz de payaso populista, los maoístas miran a una China donde el PC está intacto y deliran con la economía mixta estado-mercado y los frentes populares tan solidarios, tan igualitarios; los ecologistas quieren salvar flora y fauna con valores humanos, los mismos que la exterminaron, y los trotskistas se pelean sin parar para replicar al viejo maestro, el nuevo León Davidovich Bronstein que quieren colocar a la cabeza de una complicada fusión de cuartas internacionales demasiado numerosas. En el medio aprisionadas y disonantes las mayorías poblacionales, cada vez más de ellos toman las calles, pero su poder y democracia termina en eso, luego las cosas se terminan resolviendo en falsas opciones individuales; si exceptuamos comunidades indígenas o asociaciones cooperativas (algunas) que deciden colectivamente, las masas siguen delegando, siguen sin resolver sus propios problemas porque aunque solidarias en muchos casos, ni se cruzan con su enemigo, no saben donde está para enfrentarlo y aniquilarlo. La multitud (término utilizado por Antonio Negri) busca y lucha superviviendo pero el sonido que produce no se amplifica, más bien distorsiona y es ruido sobre mareas humanas de fondo. El enemigo sigue acumulando, sigue fuerte, englobado y mundializado en la Trilateral discute y ejecuta las políticas de la destrucción, veloz y rapaz arrasa; mientras gobiernos antidemocráticos e impopulares suelen retroceder, la corporación del dinero, que se sirve de ellos y de los contrarios no lo hace. Logia implacable, mafia parasitiva, son una metástasis rizomática (Logos antrópico-cultural y biológico-humanoide) a prueba de todo tipo de quimioterapias y políticas de lo posible, obligando a la especie a comportarse como ellos quieren, solo un motor para funcionar: el de la codicia. Las izquierdas y las mayorías tienen una oportunidad única contra el enemigo común, una oportunidad de dos décadas mundializadamente hablando. La oportunidad comenzó en 1997. Si la oportunidad se pierde muchos imaginamos lo que sigue, un colapso invariable, la vieja profecía marxiana y la más antigua profecía marciana se harán realidad; niños creciendo y niños naciendo serán testigos de la catástrofe que se avecina y aunque se adapten a sus circunstancias nada podrán agradecerle a sus mayores, nosotros, que nada hicimos por ellos, que resistiendo empatamos y si empatamos perdimos. Ya se perdieron siete valiosos años.

 de Las Manos Muertas de la Burguesía IV, 1° de mayo de 2004

Enlil procedió a sumergir toda la tierra firme

Anuncios