¿Nace una estrella?

A mediados del 98, la Casa Blanca lanza otro villano a la cartelera mundial: responde al nombre artístico de Osama bin Laden, es fundamentalista islámico, lleva barba y turbante, y en el regazo acaricia un fusil. ¿Hará carrera esta nueva figura estelar? ¿Tendrá buena taquilla? ¿Logrará demoler los cimientos de la civilización occidental, o será no más que un actor secundario? En el cine de terror, nunca se sabe.

Patas arriba. La escuela del mundo al revés, Eduardo Galeano, 1998.

Ya pueden asombrarse de Griesa, los buitres y coro de businessman angels con Paul Singer graznando o el riesgo sistémico que desencadenan para las finanzas mundiales. El templo financiero está por desmoronarse y todos los tenedores particulares o Estados miembro de la Commonwealth de papelitos en clave de dólar junto al arquitecto Keynes y su monumental arquitectura también. En distracción permanente por el opio del campeonato más estéril y decadente de todos los que en fútbol mundialista se han jugado y número 20 de la historia, que empieza en 1930 cuando con la colaboración de Uruguay el Imperio Británico logra imponer sus precursores químicos narcotizantes de goleadores y goleados; algunos años antes del otro mundial en Europa de nazis gaseadores y judíos gaseados. Ahora es la nueva estrella Vladimir Putin la que impedirá que la sede en Rusia se concrete para el campeonato N° 21 en 2018… aunque en el cine de terror y bizarría sin mejor guión nunca se sabe hacia dónde cambian el foco y montan la nueva escenografía.

Bush_with_friend

Paul Singer, gay rights y la filantropía de la usura

Paul Singer, gay rights y la filantropía de la usura

Sony CDP-101

Sony Entertainment CDP-101 (antes del editor digital Adobe Photoshop fue el reproductor de Contenidos Digitales y CD’s por Philips en 1972 inventados).

 

Anuncios