Etiquetas

Decían y aún siguen diciendo e insistiendo los marxista-leninistas, que para 1914 la confrontación interimperialista estaba en su máximo auge, la guerra desatándose, la carnicería del capital imperialista bestial y sanguinaria por los dominios coloniales y las masas proletarias atenazadas. Los marxista-leninistas nunca señalaron a Londres, la capital del Progreso humano, y siempre hablaron de los imperios de opresión; pero sucede que cuando la guerra comenzó entre un 28 de julio y un 4 de agosto de 1914 eran cinco imperios, y sucede que cuando la guerra terminó en 1918 era uno y solo uno el imperio y era británico. La carnicería interimperialista borró de la faz de la Tierra cuatro imperialismos en solo cuatro años, de súbito no quedaron ni exiguos rastros de todo aquello en el prominente anglófilo mundo que nos legaron. Ese interimperialismo decadente señalado por tantos hombres de ideas y acción política es solo un cuento del tío, marxista, leninista, liberal, trotskista, stalinista y británico también. Ese mismo tío que otros llaman Sam, el Uncle Sam US pestilente que nos miente y nos doblega hasta este mismo instante presente.

Verdún, 1916

Verdún, 1916

Cheshire_Regiment_trench_Somme_1916

Hitler entre 1914 y 1918

Hitler entre 1914 y 1918

trincheras_1916

explosión de artillería de 1917

explosión de artillería de 1917

Y las consecuencias de esa Primera Guerra Mundial que llevo a una Segunda y a treinta largos años de destrucción y genocidio, perduran hoy en un estado artificial, enclave y tierra prometida por Víctor Rothschild, hijo dilecto de la serpiente primigenia, a todos los askenaziés y sefaradíes de una Juda e Israel que Roma extinguió hace 19 siglos; el Mandato Británico sobre Palestina de 1917 y luego Estado de Israel de 1948 con Ben Gurion, hasta este 2014 con el hijo de polacos Ben Netanyahu, esa mentira que les dieron de beber y comer a todos ellos y que puede ser barrida del espacio y del tiempo en solo un abrir y cerrar de ojos que cada vez parece estar más cerca, sépase bien, los banqueros internacionales son genocidas.

Schneider CA1 (M16)

Schneider CA1 (M16)

Rusia I

Rusia I

Tendremos en breve un incumplimiento de deuda externa y soberana tan selecto y selectivo como el que Standard & Ignorants le ha otorgado a la Argentina. Ambrose Evans-Pritchard del Daily Telegraph arguye alegre: “La deuda externa de Rusia (estatal, bancaria y empresarial) se va a elevar de un plumazo a $770 mil millones de dólares. Negarse a pagar se va a convertir en cierto momento en incumplimiento soberano”. Cuando en Londres concluyen “los vamos a quebrar” todo lo dicen sobre nuestra especie, están diciendo que la elite nihilista es suicida a más no poder y reventar.

Anuncios