Es bajo una UIA reacia a una industrialización de peso en la república, una UIA poco industriosa, mezquina en las discusiones sobre qué hacer, fabricar y construir; adicta a las importaciones y los dólares exógenos que todo lo financian, sin know-how de mediano plazo, una UIA que apuesta al desarrollo primarizado y descarta el costo en I+D, que nunca copiará los modelos prusiano, británico o estadounidense, ni el milagro japonés que ya nunca será, ni el ascenso chino basado en el esclavismo, ni las incipientes emergencias rusa, brasileña, india con burguesías que resisten la trasnacionalización aunque solo fuere en una mesa de negociación y toma de decisiones frente a compras, adquisiciones, fusiones que se canalizan por los circuitos financieros presentes; en fin, una UIA que cree en el mundo postindustrial -mientras simula y hace creer que intenta lo contrario- que los Alvin Toffler, Ted Turner, Nicholas Negroponte, Francis Fukuyama, Daniel Bell y otros convidan desde hace décadas, y aunque los miembros argentinos de la UIA no los lean ni sepan de impresoras 3D ni qué demonios están haciendo en este mismo momento en el MIT de Massachusetts, en Cambridge UK o en el Instituto Max Planck de Heidelberg-Jena-Frankfurt-Stuttgart-Leipzig-Potsdam-Bonn-Dresden-Bremen-Hamburgo-Hannover-Berlin y Magdeburgo.

El mundo según la UIA... aunque nada sepan ni se propongan en sustitución de importaciones

El mundo según la UIA, aunque nada sepan ni se propongan en sustitución de importaciones

burgueses ociosos hace negocios postindustriales en franca evolución constante

burgueses ociosos hace negocios postindustriales en franca evolución constante

continuará…

Diógenes atorrando en un tubo sin costura de Techint

Diógenes atorrando en un tubo sin costura de Techint

Anuncios