Etiquetas

Solo como preámbulo a un estudio sobre neuroquímica y los 20-22 aminoácidos conocidos pilares de proteínas. Presentar los enunciados de Fred Hoyle contra la abiogénesis y a favor de la panspermia como falacia de Hoyle incurre en una mera aporía que ni resuelve ni supera los enunciados, a saber:

1- respecto de abiogénesis, los estromatolitos y trombolitos liberadores de oxígeno, la Teoría de la generación espontánea ya quedó descartada por el microbiólogo Louis Pasteur en La Sorbona en el año 1864.

2- respecto de panspermia, esta solo pospone el problema de, en última instancia sin importar dónde, el cómo surgió la vida sobre moléculas orgánicas, péptidos, liposomas, bicapas fospolipídicas y lo hace solo moviendo la responsabilidad del origen de los bióticos con ARN-ADN procariotas a otro lugar del espacio. Y antes de los codones, cromosomas y ribosomas la panspermia molecular (pseudopanspermia) piensa en protobiontes y progenotes como LUCA.

3- Hoyle aseveró que la probabilidad de que la vida celular evolucionara es de alrededor de 1 en 1040000, es decir:

3a- La probabilidad de que formas de vida superior pudieran haber emergido de esta manera es comparable a la probabilidad de que un tornado pasando sobre un montón de chatarra arme un Boeing 747 en base a los materiales encontrados allí.

3b- La vida tal como la conocemos, entre otras cosas, depende de al menos 2000 enzimas diferentes. ¿Cómo pudieron las fuerzas ciegas del océano primordial arreglárselas para combinar los elementos químicos correctos para construir enzimas?

 Procariontes ancestrales termófilos y quimiosintéticos parecidos a arqueas pudieron habitar en las fumarolas negras que abundaron en tiempos arcaicos

Procariontes ancestrales termófilos y quimiosintéticos parecidos a arqueas pudieron habitar en las fumarolas negras que abundaron en tiempos arcaicos

Para superar a Fred Hoyle, el acérrimo defensor del Universo Estacionario de Einstein, deberíamos tomar los actuales conceptos creacionistas en hipótesis de Diseño Inteligente de los apologetistas cristianos y convertirlo a una cuestión de Complejidad Computacional Eferente.

Para terminar con Fred Hoyle (1915-2001), fue el astrofísico -nombrado Caballero del Imperio Británico en 1972- que desentrañó el misterio de la nucleosíntesis estelar del carbono-12; una de sus obras escritas se titula ¿Energía o extinción?: en defensa de la energía nuclear del año 1981. Fred Hoyle descubrió cómo se efectuaba el salto desde el berilio-8 al carbono-12. El proceso es el siguiente: en principio las reacciones de fusión nuclear producen la partícula llamada deuterón formada por un protón y un neutrón; al añadirse un tercer protón se forma el núcleo de helio-3, y con un cuarto se forma el núcleo del helio-4 o partícula alfa, una configuración muy estable. La fusión de dos partículas alfa resulta en un núcleo de berilio-8, que es muy inestable y sólo dura como tal 10^{-19} segundos; en principio, la unión del berilio-8 con otra partícula alfa puede producir, a su vez, un núcleo de carbono-12. Pero al ser tan inestable el berilio-8, se espera que la colisión con la partícula alfa rompa su núcleo en vez de ligar las dos partículas. Si no se produce este paso, la cadena se rompe, no se forma el carbono y, como lejana consecuencia, los seres humanos no podemos estar aquí. Hoyle trató de resolver este rompecabezas ante la evidencia de que, evidentemente, nosotros existimos. La solución de Hoyle fue realmente sorprendente y elegante por su sencillez: además del estado de energía fundamental del carbono-12 debía existir otro de mayor energía, llamado excitado. Este último estado (predijo Hoyle) debía tener una energía igual a la suma de la del núcleo de berilio más la de la partícula alfa entrante con lo cual, al colisionar los dos elementos, se formaría el núcleo de carbono en estado excitado, pero sin superar el límite de energía para que no se rompa. Rápidamente después el carbono-12 emitiría un fotón y llegaría a su estado normal (estable). Lo notable es que la energía del estado excitado del carbono-12 está afinada hasta un límite asombroso por la naturaleza ya que, si fuera algo mayor, no se formaría el núcleo y, si fuera menor, el núcleo se rompería: en cualquiera de los dos casos la vida, al menos tal y como la conocemos, no se habría producido. El nivel de energía del carbono predicho por Hoyle fue inmediatamente verificado experimentalmente por W. Fowler, Premio Nobel de Física en 1983.

glutamato, aminoácido de poderoso sabor y neuroquimiofíbrica eferente de transmisión

glutamato, aminoácido de poderoso sabor y neuroquimiofíbrica eferente de transmisión

Neurotransmisor (molécula señal-mediadora) estimulante en todo el Sistema Nervioso Central que acopla a los receptores glicoproteicos (prótido+carbohidratos), dichos receptores de glutamato se encuentran dispuestos en las motoneuronas eferentes. Por lo que hasta hoy día se sabe, la enfermedad del prominente astrofísico Stephen Hawking, denominada esclerosis lateral amiotrófica, sin baldazos de agua fría y tonterías de tal calibre para I+D de laboratorios farmacológicos, es subproducto de la degeneración en las neurofibras motoras eferentes, algo más complejo de resolver que el problema de la singularidad en agujeros negros

ácido glutámico HOONH2OOH palíndromo

ácido glutámico 2-aminopentanodioico C5-H9-N-O4

la fórmula química del glutamato como texturado y vocablo en biología molecular de la semántica del universo, donde la panspermia sigue dilatando y posponiendo el problema aún irresoluble de abiogénesis y orígenes de la vida.

en la lógica y teleológica que va de Leibniz (que Haeckel antes de Spengler niega disteleología mediante) a Gödel

de Gottfried Wilhelm Leibniz (1646-1716) a..

de Gottfried Wilhelm Leibniz (1646-1716) a..

Kurt Gödel (1906-1978)

Kurt Gödel (1906-1978)

y donde la Teoría Hoyle de nucleosíntesis estelar del Carbono 12 con su hexágono interiorc12

se condice con que un exceso de glutamato no provoca ACV (apoplejía) como en 2001 le ocurrió a Fred Hoyle, sino solo reacciones químicas que inducen al suicidio que Hawking no acometería si le recompusiesen los receptores del aminoácido en sus neuronas motoras destrozadas por la enfermedad que lo paraliza.

Anuncios