y porque se está cansado de la diversidad de la multiplicidad en la unanimidad, se busca, se ansía, desea y espera la unicidad con la singularidad

black hole condensito

black hole condensito

Porque en una misma jornada terrestre en que la Microsoft monocorporativa, en San Francisco difunde sus intenciones para el año en curso, la monocorporación mayor en Davos prolonga sus planes en medio de la agonía general del sistema de cosas y relación objetos sujetados a sujetos objetivistas y randianos. Un pútrido invernal boreal 21 de enero de 2015.

Es posible el descenso al interior de un agujero negro, todas las técnicas posibles nos indican que hay un solo método de procedimiento efectivo y que el mismo es mental. Sabemos que los agujeros surgen por atracción gravitacional de un exceso de masa y materia que se junta, por ejemplo, en el centro galáctico hipermasivo en forma de enormes nebulosas o tras el derrumbe de alguna de esas estrellas que luego de agotarse el combustible interno no pueden expandirse o explotar y se condensan. Los agujeros negros no son una puerta cósmica a otro universo o espaciotiempo remotos, son del espaciotiempo que conocemos aunque en una disposición compactada; son de gravedad potente por esa misma concentración que es la masa, la materia y su energía subyacente en un condensado de campo reducido para las leyes de la física clásica, el agujero en su radio de acción y absorción engulle y condensa, atractivo en su esencia gravitatoria a todo lo que lo circunde, destruyéndolo tal cual es e integrándolo en su seno. Al interior del objeto astrofísico no hay lugar para la presión negativa del vacío, para la descomposición de la energía oscura antigravitatoria; así visto no hay manera de revertir el principio de entropía que llevó al desorden de la materia y nacimiento del agujero, solo que si explotara para desconcentrar toda la materia alojada y la expulsara cual grano cósmico bien lejos de sí muriendo en el acontecimiento, por misterioso motivo posible que no nos es permitido indagar dado que al respecto nada sabemos, esa reversión espacio-temporal no sería ruptura en la continuidad del proceso entrópico; la misma entropía sería la generadora por dispersión del material de todo y la vida del orden que precede al desorden. Hasta ahora se especula que el origen del universo es de carácter análogo a lo descrito, pero con todas las ecuaciones de las que se dispone, se ignora de dónde proviene la energía extra liberadora que expande el cosmos y con un delta incremental en aceleración, tanto como se desconoce cual es el grado de densidad absoluta de un condensado de masa y gravedad como el del agujero negro, para que este se desestabilice y vaya contra su propio horizonte de sucesos de ser posible ello. Si para el siglo XXII habremos sido capaces de generar antigravedad y entender plenamente qué es la energía oscura, ya estaremos acercándonos a ello, ello que es algo más importante que condensar para encender estrellas: porque ello es, no revertir, sino controlar el proceso de entropía, el mismo que no tiene un principio porque no tiene un final, venciendo así los impedimentos siglo XIX de la Segunda Ley de la Termodinámica de Rudolf Clausius, de Lord Kelvin, de Max Planck (y de Ludwig Boltzmann, de Hermann von Helmholtz, Julius von Mayer, Gustav Kirchhoff y de James Joule también).

19 de marzo de 2013

Al interior de un agujero negro, subsistema cerrado, como el cosmos en su conjunto que está cerrado desde un momento no determinable, nada se pierde, ni masa, ni energía, ni información, pues aunque inaccesible y desordenada para nosotros, solo se transforma y se prolonga explicaba la señorita Noether con sus ecuaciones 1915, lo que se conoce como hasta ahora el indesmontable Teorema de Noether con el que tan bien trabajaron David Hilbert y Albert Einstein. Su mejor discípulo en teoría de categorías ha sido el recientemente fallecido genio matemático Alexander Grothendieck.

cover de Kate Bush año 1985

Anuncios