Italo Calvino hace un resumen soberbio sobre la síntesis que Emil Mihai Ciorán nos da de Sócrates antes de la cicuta que el buen gobierno ateniense le obliga beber a sus 70 años hasta las más profusas diarreas, los más intensos dolores y convulsiones y el sangrado interno que mata a uno de los hombre más inteligentes de todos los tiempos. La democrática Atenas de asesinos materiales de intelectuales, una democracia libre de participación de metecos extranjeros, esclavos, mujeres y libertos, donde sus notables ciudadanos y eupátridas eliminaron al mejor de sus “iguales” solo porque les cuestionaba su infinita ignorancia de animales apestosos y hediondos, vulgares, amorfos y confesamente creyentes en lo que no pueden demostrar y que son sus imbéciles dioses del Olimpo con el asesino Zeus et Iupiter a la cabeza (el que los incita a repetición de estupidez invariante y demás tropelías).

entre las piedras y ruinas los que van a morir

entre las piedras y ruinas los que van a morir

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dice Calvino, no el suizo protestante, sino el novelista italiano (1923-1985): “Usted no se crea que los textos clásicos se han de leer porque sirven para algo. La única razón que se puede aducir es que leer los clásicos es mejor que no leer los clásicos. Y si alguien objeta que no vale la pena tanto esfuerzo, citaré a Ciorán de Rumania y de Francia: ‘Mientras le preparaban la cicuta, Sócrates aprendía un aria para flauta ¿De qué te va a servir? le preguntaron. Para saberla antes de morir’, fue su lacónica respuesta.”

¿Instinto de preservación y perpetuación? Claro que sí, pero ¿por cuántas eternidades? ¿por cuánto mísero tiempo de los extrashorts (xs) tiempos humanos nuestros? Nosotros los que ya morimos si es que sabemos vamos a morir, lucha inútil y sin embargo Sócrates decía la verdad y tenía la razón. Propósito ¿Cual es el propósito de todo esto? ¿la selección natural aunque artificial mentada darwiniana? Galilieo Galilei nunca demostró científicamente que no hay telos (finalidad) como insisten los mecanicistas biónicos desalmados sin ninguna prueba acerca del despropósito adaptacionista y selectivo por sana competencia y presión del entorno, esa que conforma pezuñas y palmas planas en toda la superclase tetrápoda de las cuatro extremidades ambulatorias o manipulatorias (no confundir con la presión atmosférica en Neptuno y otros jovianos y uranios).

Italo Calvino

Italo Calvino

Anuncios