Etiquetas

, , , , ,

Del bicentenario del nacimiento de Charles Robert Darwin y ciento cincuenta aniversario de la publicación de El Orígen de las Especies (1859).

Anne Elizabeth Darwin de 8 años junto a su padre en la playa

Anne Elizabeth Darwin de 8 años junto a su padre en la playa

La reticencia a publicar El Orígen de las Especies, su intención de madurar y contrastar aún más con la realidad sus escritos no es duda en Darwin. Él bien conoce las consecuencias de matar a Dios y la posterior falta de cohesión social, pero es todo certeza de que el Creador o Madre Naturaleza no interviene en el proceso evolutivo selectivo, es absoluta la pérdida de su fe religiosa unitarista y anglicana ¿Por qué mi hija muere pequeña si la vida concierne a un Plan de creación divino y los designios siempre inescrutables me quitan eso que más quiero por belleza, talento e inteligencia, que es la vida y sentido de existir de mi niña? es lo que se pregunta y lo retuerce amargamente en noches que lo desvelan de apariciones y conversaciones que lo impulsan y refrenan a abrir una caja de recuerdos de Annie que terminaría con la farsa religiosa de un Proyecto Divino para todos nosotros humanos superiores. Tras 20 años de trabajo y a instancias de ideas similares de Alfred Wallace y presión constante de su bulldog Thomas Henry Huxley agnóstico y ateo medular, Darwin publica una obra densa y contundente aunque todavía incompleta sobre lucha de eones, supervivencia, mandato ciego de un código oculto y desconocido por la vida, equilibrio natural, instinto cruel animal y presión selectiva para mutar, adaptarse, ser recompensado y transmitir a la descendencia. Se enemista con su mujer, los clérigos y la tradición religiosa, rompe los valores mitológicos de una Sagrada Biblia que hoy no está en el interés de la dinastía Windsor imponer o hacer respetar, pero que en tiempos victorianos era el Orden y armonía del imperio y sus monarcas elegidos por YHWH para conquistar el orbe y que todas las lejanas y primitivas naciones (incluyendo la Tierra del Fuego que en Argentina el HMS Beagle recorre) funcionen bajo una metrópoli: Londres de Inglaterra, eso que en 2016 hoy se ha logrado plenamente, el mundo en su totalidad es londinense y el imperio angloestadounidense cubre toda la faz terrícola sin más que meras contrariedades que no se agrupan ni prosperan, la égida del último Imperio Romano nos envuelve en su manto globalista.

Thomas Henry Huxley

Thomas Henry Huxley

Darwin triunfará en su concepción y visiones del adelantado Thomas Robert como él Malthus, lo hará sin nunca poder profundizar en la vida, trabajo y división celular, lo hará sin mencionar mutaciones selectivas en poblaciones de especies, explicará especiación siempre partiendo de individuos, organismos pluricelulares, sujetos únicos como su encantadora y fabulosa hija que era la niña perfecta. Si la evolución no se detuvo continuará en los humanos que provienen de otros simios, la ciencia aplaude las atrevidas y geniales ideas que luego serán ratificadas por la genética y la biología molecular. En el trasfondo del film que es bien melodramático y muy poco científico está el panegírico a Sir Charles Darwin (1809-1882), no porque el disfraz de su hija arrebatada por inexistencia de voluntad divina lo frene aunque obligue a publicar sus investigaciones y deducciones a partir de la selección artificial de aves, o porque lo atormente el saberse o solo creerse culpable en la enfermedad que su hija desarrollaría tras haberla engendrado con su prima por mujer y esas deficiencias genéticas endogámicas entre los parientes; sino porque es capaz de contrariar la figura del invisible, mudo y ausente creador de los cielos, la Tierra y su biodiversidad.

Darwin y Jenny

Darwin y Jenny

La bioproliferación de la biopodredumbre (de lo orgánico venimos y a lo orgánico, carroña mediante, vamos)

La bioproliferación de la biopodredumbre (de lo orgánico venimos y a lo orgánico, carroña mediante, vamos)

El personaje central de la película es Thomas Huxley y no la hermosísima hija de Darwin, el bulldog y mascota evolutiva tiene la llave para mejor comprensión de quiénes y cómo somos en el líbre albedrío que luego autocondicionamos para volvernos sujetos de ciencia, intelecto o conocimiento. Quien habla por la boca de Huxley dirige la obra en la Tierra.

T.H.Huxley como la mascota evolutiva de sus genes o del animalia más ancestral de la creación

T.H.Huxley como la mascota evolutiva de sus genes o del animalia más ancestral de la creación

Iván Terrible Kim Jong en NorthPark-Pyongyang

Iván un-Terrible Kim Jong-un en Pyongyang (Norcorea)

El asunto sigue siendo a más de 130 años de la muerte de Darwin y entre tanta salvaje o civilizada competencia por la vida por qué a nivel celular -que es el nivel mismo de lo vivo bien lo sabemos desde el evolucionista August Weismann– no se registra esa competencia y solo se halla lo contrario que es cooperación. Dicho de mejor modo y porque el misterio no sabemos resolver del orígen geobioquímico y biogeométrico de la vida y más allá del proceso adaptativo biotransformativo de todas las especies que fueron, son y serán: ¿por qué en tejidos histológicos y embrionarios junto a la matriz extracelular las mismas células flexibles y plásticas como el neodarwinismo las entiende muy bien y en la lucha por la sustentabilidad de la vida, por qué las células solo saben una cosa y que es intercambiar y COOPERAR?

Anuncios