Etiquetas

, , , ,

Un microensayo en respuesta a The Martian de Andy Weir año 2011 es lo que sigue: a Virginia y a Virginio les dedico

En el pasado hubo errores, misiones frustradas, una catástrofe suicida en 2061, la constante negativa a volver a intentarlo, razones esgrimidas por los monetaristas anticiencia, por los señores que hacen la guerra y reparten el hambre y las enfermedades sobre la superpoblación terráquea; pero finalmente hemos logrado avanzar en dos frentes más allá de los mejores motores y cohetes orbitales de retropropulsión química, las sondas que nos transportan y depositan en llanuras marcianas con suavidad y los nuevos reactores de fusión nuclear para generar calor y energía cuando la máxima en el verano marciano es de 20 °C; hace solo 25 años que estamos fabricando H2O in situ, hemos producido una microbiosfera de plantas verdes que aportan al reciclado de oxígeno diatómico que respiramos y vamos generando como en la Tierra siempre hubo en sus rocas y las cianobacterias en estromatolitos ciclaron en el Arcaico y Proterozoico lejanos (en el más lejano Hadeico hubo preponderancia plena de actividad geológica frente a una nula proliferación biológica). Una colonia ahora prospera en Meridiani Planum ecuatorial marciano en el trabajo de terraformar lentamente mientras estudiamos día tras día el planeta y lo recorremos poniendo transmisores de datos informáticos y telemétricos sobre toda su desértica superficie, la tenue atmósfera no ayuda pero no se pretende más que una base para 10 mil o 15 mil colonos cual avanzada para ir aún más lejos hasta el mismo cinturón de Kuiper en los fríos confines del sistema solar a unas 80 a 90 unidades astronómicas de aquí. Esos dos frentes que nos faltaban tienen que ver con nosotros mismos y nuestra supervivencia y ahora que lo logramos comprendemos la sencillez de ambas necesidades resueltas y satisfechas: un replicador 3D para alimentos y el biohacking de nuestros marcianos brazos verdes para cuando los suministros escasean y sabiendo que nos va a costar todavía unos dos a tres siglos levantar todas las producciones necesarias para nuestro asentamiento como especie intrasolar -en la doble acepción del término- en este Marte a unos 200 millones de kilómetros de nuestro planeta origen, y así ya vendrán los primeros nacimientos aquí, todavía hoy utópicos por las falencias que nos caracterizan.

Acidalia Planitia

Acidalia Planitia, sin homínidos de la raza estelar a la vista

Sol 154 y ya sin aderezos para mis fuentes de carbohidratos en amiloplastos de patatas cultivadas

Sol 154 y ya sin aderezos para mis fuentes de carbohidratos en amiloplastos de patatas cultivadas

En 4.500 millones de años nadie había estado aquí, nadie

En 4.500 millones de años nadie había estado aquí, nadie

Respecto de lo primero que necesitábamos para soportar la vida bajo estas condiciones después de O2, agua y calor mediante fuentes por hidrógeno fusionado, la idea misma de biohacking nació allá por 2016 casi como idea loca de entretenimiento pasatista algo frívolo, y era emular, sin mucho propósito nutritivo o praxis tecnopolítica para combatir el hambre, a las plantas verdes obteniendo energía solar. Para 2027 éramos capaces de fabricar clorofilatos cromoproteicos del fitol con base en el magnesio que cumplen la función de biomoléculas fotótrofas, en cloroplastos insertos en las células de la epidermis aprendimos a generar nuestra propia glucosa partiendo de elementos simples y abundantes: agua, CO2 (extremadamente abundante en Marte) y fotones solares, para llegar a glucógeno y tener aseguradas las dosis diarias de calorías y energía para actividad muscular y sobre todo cerebral (glucosa cual oxígeno para el encéfalo) sin extras de lo que el almidón suele proporcionar reconvertido a glucógeno. Nuestros actuales brazos verdes intrafotónicos nos mantienen vivos ahora mismo si falta todo lo demás. Nuestra clorofila melaninosa prospera con el UVA solar.

Trace Gas Orbiter (TGO) sobre ExoMars Planitia en 2016

Trace Gas Orbiter (TGO) sobre ExoMars Planitia en 2016

El segundo producto de nuestra fértil mente (y que Giovanni Virginio Schiaparelli nunca soñó además de nuestros brazos marcianos verdes) es el edén y maná en este valle frío sin gotas ni lágrimas: con replicadores 3D a muy alta resolución hacemos almidones de arroces y fideos y harinas trigosintéticas, hasta agregamos fosfatos y tenemos papas que freímos en lípidos imprimibles del tipo aceite de maíz y girasol, fabricamos y modelamos también los aminoácidos esenciales que son una veintena partiendo del escaso nitrógeno atmosférico y que no alcanzaría en nuestros brazos expuestos al frío y al sol para darnos todos los prótidos que biológicamente nos autoreparan, fabricamos las vitaminas aminoacídicas y las otras vitaminas también, las lipídicas, el ácido ascórbico de la C no nos falta en absoluto cuando disponemos de muy pocas frutas, trabajamos los minerales constitutivos de nuestros organismos y los incorporamos en adecuadas dosis; todo esto para solo seguir trabajando en poblar a futuro hasta las 80 o 90 mil almas.

lanzado con el poderoso Proton de los eslavos

lanzado con el poderoso Protón de los eslavos

Proton ruso escapándole a Terris g

Protón ruso escapándole a Terris g

Las construcciones en Ganímedes, Encélado y Miranda están demoradas, Plutón continúa reservado a cuando nuestra estrella se inflame como supergigante roja a lo Betelgeuse o solo agigante, y entonces caliente su hielo de agua superficial hasta volverlo mundo océano dentro de millones y millones de años, cuando Tritón, Calisto, Europa, Titán, Larisa, Oberón, Tetis, Umbriel, Titania, Proteo, Caronte, Rea, Nereida, Dione y más lunas sean bases permanentes de intercambio de actividad productiva intraestelar. Antes de todo fin o después del fin de este sistema mundo que para 2030 gobiernan los ciberseñores sensoreadores con las cúpulas asamblearias permanentes en Nueva York, Ginebra, Washington y Jerusalén de la ONUj Terra I Gg postindustrialista descarbonizada; ese fin inevitable en la organización entre humanos donde unos aristoi incapaces gobiernan sobre otros sometidos, aplastados por el goce del entretenimiento electrónico y lobotomizados en el trepanado de conocimientos básicos de la mecánica del mundo, celeste y cosmológica, su hacedor y gran programador del Propósito en Sí, el Soberano del universo que compartimos y cohabitamos cual pseudoparaíso.

la ESA y Roscosmos hace 80 años atrás

la ESA y Roscosmos hace 80 años atrás (la NASA los abandonó porque tenía que cancelar y seguir posponiendo el momento de llevar un hombre a Marte)

en Marte el agua se difuminó y los estromatolitos nunca realizaron actividad ninguna

en Marte el agua se difuminó y los estromatolitos nunca realizaron actividad ninguna, a nosotros el don nos dieron de la intervención para modificar aquello. Manos verdes a la Obra entonces

Verdes por clorofílicas y no por ecologistas, malditas bestias de la eutanasia malthusiana y británicas sean!!!; bebedores de té de Ceylán-Sri Lanka a las 5 en punto por flemáticos, ruines rutinarios y vacuos de todo contenido… desaparezcan de la historia como el agua de Marte desapareció!

Amanecer marciano, ayer hoy y siempre

Amanecer marciano, ayer hoy y siempre

Fobos y Deimos allá arriba siempre girando orbitando, por siempre atrapados

Fobos y Deimos allá arriba siempre rápido girando y orbitando, por siempre atrapados

La supervivencia solo para volver y contarlo en la docencia terciaria de las carreras del espacio

La supervivencia solo para volver y contarlo en la docencia terciaria de las carreras del espacio. Y el asunto es que nuestro código 4 fue para ello programado, solo para querer vivir en el sinsentido de proseguir porque existe un propósito de ir más lejos, de vivir más, de hacer lo que nunca antes se hizo (absurdo diría Camus y aunque ese absurdo domine completamente)

Eso mismo que nos ocupa toda la existencia como animalia vertebrata placentalia mammalia: comer, trabajar y volver a comer y solo para volver a comer

Eso mismo que nos ocupa toda la existencia como animalia vertebrata placentalia mammalia: comer, trabajar y volver a comer y solo para volver a comer una nueva vez más

Marte es nuestro Destino próximo

Marte es nuestro Destino próximo

PHOTO DATE: 07-01-15 LOCATION: Bldg. 8, Room 183 - Photo Studio SUBJECT: Official Expedition 47 crew portrait with 45S crew (Yuri Malenchenko/Tim Kopra/Tim Peake) and the 46S crew (Jeff Williams, Oleg Skripochka, Aleksei Ovchinin).  PHOTOGRAPHER: BILL STAFFORD AND ALLISON BILLS

Tripulación de la Expedición 47 de la ISS (2016, hace ya unos 80 años)

Anuncios