Etiquetas

De calcogenuros (no bioactivos) y colágeno bioactivo, en la imposibilidad de lograr mutaevolución con OpenBeOS Haiku sobre módulos hardware 20 años más recientes y actuales; o de autómatas modulados autoreplicables que nunca seremos capaces de preparar, ensamblar y fabricar, insisto, que nunca lograremos por nanorobótica celular molecular.

Cubo húngaro de Ernő Rubik

Cubo húngaro de Ernő Rubik

El Creador o el espaciotiempo junto a la gravedad no sensóreos ni directamente observables sin intermediación de los materiales y energías que llamamos cuerpos discretos y partículas, el que intuimos en lo antenatural previo al universo hace unos 15 o 22 mil millones de años atrás y que llamamos Dios, eligió 4 elementos químicos para biofabricar: carbono, hidrógeno, oxígeno y el decisivo nitrógeno (e isótopos de todos estos), a los que luego les podemos sumar el quinto elemento e ignitor fósforo. Con ello hizo lo bioactivo nanomolecular que luego resulta en lo vivo, que se direcciona termodinámicamente, replica y muta en largas adaptaciones a un entorno fisicoquímico y geológico continentes. El software matemático de lógicas eléctricas que nosotros utilizamos sobre compuertas de silicio carece del circuito de retroalimentación que sobre sensores desarrolle una inteligencia biológica, artificial o computacional y que sea un mínimo remedo de los biorganismos que conocemos. No sabemos cómo introducir una mutabilidad evolutiva análoga a los seres vivos entre variaciones y posibles diversidades en código binario, hexadecimal o ASCII dentro de piezas de software electrónico y circuitería del hardware construido en torno al silicio, grafeno o fosforeno con periferias de PCB y contactos metálicos de estaño y cobre conductores. Si vamos renovando las piezas nosotros mismos a lo largo de toda una centuria, no sabemos conferirle el poder de la vida en autoensambles o autopoiesis de replicado-plegado molecular para organelos modulares que confieren autodiseño celular (de hecho el autodiseño celular se estancó en eucariontes y simbiontes afines vivos desde hace 542 millones de años al comienzo de la vida visible o fanerozoica), no tenemos certezas de dónde comenzar a operar biohacking como nos sucedió con la fallida dos décadas atrás clonación y apuestas actuales por la epigenómica fenotípica, que no son viables si no conocemos todavía mejores detalles en embriología y morulación meióticas. No podemos trasladar la vida natural a la vida artificial que pensamos recrear entre memristores, nanobiónica y pulsos de luz cibernéticos. No entendemos la plasticidad cerebral cortical. No tenemos las llaves Turing matemáticas de conferir vida. Tampoco las tendremos.

disfraz de Haiku (graphic user interface)

disfraz de Haiku (graphic user interface)

Donde los calcógenos no dan biomarcación y el colágeno es una proteína compleja fabricada por fibroblastos conjuntivos que con sus bioproteicos ribosomas instruidos en respectivos genes nucleares dan proteínas de colágeno y elastina que por intervención del nitrógeno generador de aminoácidos complejiza enormemente la génesis de bioquímicas comparando ello con la quitina carbohidratada de exoesqueletos en artrópodos e insectos; allí mismo en lograr la simplicidad sobre todo ello apelemos a la ingeniería tempoevolutiva o creacional de los entes bioquímicos con ser y tubos cordados digestivo, genital intro o extro, neural, umbilical placentario; la cual utiliza solo cinco elementos químicos primordiales y sus derivados compuestos para lograr la mutadaptación al entorno ambiental y a su tiempo en funciones, en un software replicativo con el que se construyen los bioladrillos y esa bioarquitectura que resulta en una plétora avasallante de vidas. Se escribe casi todo con esos mismos cinco elementos, con el lápiz energético y su punta vectora que traza compuestos para biogénesis. Solo somos los herederos y no los hacedores de todo ello, podemos decodificar, ergo podemos intervenir donde las otras especies nunca podrán. Mas el plan maestro de propósito general y/o específico no nos pertenece y no lo haremos nuestro, solo somos los ejecutores del código de ejecución que nos ejecuta en un complejo y asombroso plegado en 3D, mientras nos dedicamos a ajustar otros parámetros de la mecánica clásica y sublunar que nos mantiene en el trabajo de los días y nos permite avanzar en maniobras más refinadas, precisas y sutiles.

Que por fumarolas hidrotermales con microporos de la química orgánica, que por procesos de luz “química” ultravioleta cortando hélices o cadenas de macromoléculas, esos rayos invisibles del sol recombinando nucleositos nitrogenados. Que de todos modos, así planteado, la vida en su origen seguirá siendo un misterio para nosotros los homo homini lupus que no queramos dejar de ser las rudimentarias bestias bioelementales que aún en civilización continuamos siendo hoy. Y que a base de carbono, hidrógeno, oxígeno y nitrógeno seremos bajo el Gobierno Mundial y hasta que llegue su inexorable fin. Así sea.

enlaces químicos

enlaces químicos

cloruro de sodio, sal común que es la sal de la vida (hasta que resquebraja las plastiformes arterias carbonatadas)

cloruro de sodio, sal común que es la sal de la vida (hasta que endurece y resquebraja las plastiformes arterias flexibles carbonatadas) Las enfermedades y la muerte solo otra cuestión de geometría en neonatos y en gerontes

die Advanced Micro Devices, a imitación del cerebro y la vida sintéticos que no logramos

die Advanced Micro Devices, a imitación del cerebro y la vida sintéticos que no logramos

dinosaurio quimioacoplado cual estructura disipativa ectoterma gigante replicativa y mutagénica (esta última propiedad es la que vino a cortar el asteroide de iridio hace unos 65 millones de años)

dinosaurio quimioacoplado cual estructura disipativa ectoterma gigante replicativa y mutagénica (esta última propiedad es la que vino a cortar el asteroide de iridio hace unos 65 millones de años)

De la nada de los campos cuánticos cuerdísticos en branas de la escala de Planck… al todo del universo en expansión acelerada con un ratio de 73 m/seg/gigaparsec. Estructurado en torno a agujeros negros hipergravitatorios y materia oscura conformando la telaraña en racimos cumulares de la esponja cósmica, y en torno a la energía oscura que sigue dilatando el espaciotiempo gravitatorio sin poder entender nuestro homínido conocimiento ¿de dónde sale? o emerge esta, el vacío escalar que sigue aumentando su radio por las constantes cosmológica y de Hubble.

Lo que llamamos Naturaleza es geometría química de los agarres y desacoples, golpeteos y vibraciones rotacionales junto a variaciones termodinámicas y traslaciones. Reza el epitafio de esta entrada con pretensiones soberbias. Tan soberbias como llegar a Proción (11,41 años luz) y Wolf 359 (7,8 años luz) en solo minutos y volver para contárselo a toda la Humanidad.

 

Plutón

Plutón 134340 a solo unas 39ua en la mitad más larga diametral de la elíptica o semieje mayor, recién visitado por una sonda humana en 2015 aunque la distancia hasta ello solo consista de unas breves 5 horas con 25 minutos luz en nuestras actuales velocidades caracol entre 2006 y los 9 años que siguieron

Plutón 134340 posee una velocidad caracol orbital media de 4,7 km/s, la que le otorga una vuelta completa al sol -variando entre perihelio a 29ua y afelio a 49ua- apenas en unos 248,5 años terrestres.

——-°——-°——-°——-°——-°——-°——-°——-°——-°——-°——-°——-°——-

Anuncios