Abū ‘r-Raihān Muhammad ibn Ahmad al-Bīrūnī, nacido 500 años antes que el pruso-polaco Mikołaj Kopernik matemático y astrónomo, y nacido un milenio antes que Martin Bojowald astrofísico gravitacional alemán. Al Biruni nacido un 5 de septiembre de 973 d.C. en la Corasmia indo-persa del actual Uzbekistán, matemático, astrónomo, físico, filósofo, viajero, historiador y farmacéutico, contemporáneo del polímata iraní Avicena. Escribió en el Canon Mas’udi del siglo XI sobre la Tierra redonda:

“Si el observador conserva aún dudas sobre la curvatura de la Tierra, le aportamos como confirmación otro argumento: su sombra. A un objeto redondo le corresponde una sombra circular. Si se observa la sombra de la Tierra proyectada sobre la Luna, se percibe que sus bordes son redondeados, sobre todo cuando hay un eclipse total; se puede ver entonces casi toda la circunferencia terrestre proyectando su sombra y su esfericidad. No puede haber duda en cuanto a la forma de la Tierra: es redonda.”

o de como entender las proyecciones de la geometría divina hace mil años, cuando los francos poscarolingios, normandos, anglos de la casa de Wessex y españoles toscos visigóticos se disputaban la tierra en minúscula porción y riquezas feudales en sangrientas reyertas, envueltos en códigos germanos de lealtad y fidelidad, con la Santa de todos los asnos Iglesia Católica mugrienta y polvorienta en la interpretación dogmática peripatética de lo que dijo el Estagirita Aristóteles junto a Claudio Ptolomeo, sin saber de Euclides, Eratóstenes, Arquímedes ni Aristarco de Samos; envueltos todos los frailes y señores baroniales en una empobrecida ruralidad y anorexia nervosa intelectual que el bloqueo árabe del Mare Nostrum les propinó. Mientras en Constantinopla los griegos ortodoxos desprovistos de todo su esplendoroso pasado clásico precristiano, solo rendían culto cenobítico a su dios romano de siglos pasados. La Tierra plana de los iranios persas aqueménidas, los griegos micénicos y luego orientales de la época helenística, de la civilización aria y budista del Indo, había quedado atrás en el tiempo hacía ya centurias extensas, y Portugal y España pronto lo sabrían y se enterarían para circunnavegar y lanzarse a la conquista de Terra Incognita Australis, una Terra Nova. Al-Biruni fue el padre de la geodesia, un geodesta antes del geodesta Carl Friedrich Gauss decimonónico, y antes del GPS.

 Al-Biruni in United Nations Office in Vienna

Al-Biruni in United Nations Office in Vienna

Ahmad al-Biruni a sus 22 años en el 995 cristiano cuando el Sacro Imperio Romano Germánico contaba solo 3,3 decenios, ya era tan cartógrafo con método para proyección de un hemisferio en un plano, como lo serían siglos más tarde Martin Behaim y Gerardus Mercator. Hablaba varios idiomas, entre los que se cuentan el griego, el hebreo, el sirio y el bereber, aunque escribió su obra en persa (lengua materna) y árabe. Se tomó el trabajo de aprender sánscrito y prácrito para entender a los habitantes y obras escritas de la India.

Firdusi (935-1020), poeta persa por antonomasia. Lo llamaron El Señor de la Palabra, el cual compuso la epopeya Libro de los Reyes hacia el año 1000 d.C. y luego no fue ensalzado por Friedrich Nietzsche en un Así habló Ferdousí de todos los mazdeístas. Un Zurvan Akarana de tiempo ha pasado desde todo aquello en los días previos a la irrupción avasallante del islamismo y los califas abásidas en el traslado desde Damasco a Bagdad.

Dedicado a quien me tildaba de fascinante, sin yo serlo, y sin saber ella que esa era la palaba favorita del Sr. Spock. Star Trek era fascinante y no lo veía cuando niña (se lo perdía).

electroexcitaciones y por debajo el campo excitón

electroexcitaciones y por debajo el campo excitón

Roberto I el Magnífico, Duque de Normandía el Diablo y Liberal entre 1027 y 1035

Roberto I el Magnífico, Duque de Normandía, el Diablo y el Liberal entre 1027 y 1035. Progenitor de Guillermo I el Bastardo & The Conqueror de Albión, el cual nos impuso en 1066 la continuación de un Roman Empire insular y la pesadilla planetaria hoy todavía en 2016: Inglaterra.

Anuncios