Etiquetas

,

Hiparco de Nicea, catalogador de estrellas: entre el 161 y el 127 a.C. por todo tiempo 34 años, realiza nuestro astonomo el primer catalogo estelar de la historia despues de las tablillas caldeas -unas 850 estrellas- y descubre la precesion de los equinoccios en la Tierra.

de Joan Sole, Mirando al cielo. Breve
historia de la astronomia. Descubrir la ciencia, 2016

El mas grande astronomo de la edad dorada que la astronomia vivio en Alejandria fue un hombre del que apenas sabemos, al margen de que murio algo despues del año 127 a.C, Hiparco. Ni siquiera se conservan escritos suyos, salvo uno bastante menor, y casi todo cuanto se conoce de sus ideas se ha transmitido por textos de otros. Es sobre todo gracias a otro gran astronomo, Ptolomeo Claudio, que vivio tres siglos despues de el (85-165 d.C.), que tenemos noticias. Ptolomeo empleo varias de las ideas de Hiparco, y fue lo bastante honrado para admitir la deuda y presentarlo como el principal astronomo observacional de la Antigüedad. A partir de las informaciones de Ptolomeo se han podido reconstruir los modelos que Hiparco establecio para los movimientos del Sol y la Luna. Los resultados que obtuvo en ambos, asi como el camino que siguio para alcanzarlos, influyeron en la ciencia durante dos milenios.
Sus ideas estan ya fuera del ambito especulativo y geometrico de la anterior astronomia griega, efecto del contacto con el enfoque observacional babilonico y su enorme cantidad de datos empiricos cual acervo acumulado. Hiparco efectuo muchos de sus calculos a partir de los registros conservados en las tablillas de arcilla de los caldeos neobabilonicos. Compulsando de modo sistematico estas observaciones antiguas con otras mas recientes pudo identificar evoluciones (cambios y transformaciones) astrales a lo largo de extensos periodos de tiempo. La determinacion le llevo a compilar un catalogo -muy anterior al del satelite Hipparcos entre 1989 y 1993- de unas 850 estrellas en coordenadas eclipticas (un 10% de las 8769 en 88 agrupaciones actualmente consteladas), que deseaba legar a astronomos posteriores para que pudieran, a su vez, contrastar con ello sus propias observaciones. Este catalogo fue el primero que clasifico las estrellas segun su brillo aparente o magnitud v, distribuyendolas Hiparco de la primera a sexta magnitud, una escala que aun y debidamente refinada, se emplea hoy dia. La precision con que Hiparco señalo las posiciones de las 850 estrellas no seria superada hasta el siglo XVI, mediante trigonometria arabe y paralaje por el danes Tycho Brahe desde su castillo nordico, el ultimo gran observador sin estar munido de un telescopio.
Tal vez quiza el mayor descubrimiento de Hiparco fue la precesion de los equinoccios, ese desplazamiento lento y gradual del axial-polar eje de la Tierra. Y en cuanto a los modelos matematicos para los movimientos solares y lunares, se dio cuenta que ambos recorren la franja del zodiaco en sentido oeste-este, con velocidades no uniformes, sino diversas a lo largo del año, donde Hiparco sabia que el Sol recorre los 90º que hay entre el equinoccio de primavera y el solsticio de verano en 94 dias y medio, y los 90º mediando entre dicho momento estacional y el equinoccio de otoño en 92 y ½ dias, dos periodos que ademas, son mas extensos que la cuarta parte de 365,24 dias que corresponderia si su velocidad fuese uniforme constante (Kepler lo explicaria mucho despues respecto de donde provienen tales aceleraciones, y Newton lo refinaria calculandolo casi todo en distancias, tamaños y masas sin aun disponer de la constante G mas aun refinadamente calculada por Cavendish unos cien años despues). Y esta constatacion observacional le llevo a concluir que si el Sol describia una orbita circular alrededor de la Tierra (como lo dictaban los conocimientos de aquel tiempo, soslayando al gran predecesor gran San Aristarco de Samos), la Tierra no podia ocupar el centro del circulo, sino que tenia que ser “excentrica”, es decir, desplazada, eliptica; siguiendo al otro precedente San Apolonio de Pergamo (262-190 a.C.), tenia que pertenecer a las conicas. Segun los calculos de San Hiparco de Nicea, la excentricidad tenia que ser de 1/24 parte del radio del circulo, y la linea de la Tierra al centro debia formar un angulo de 65º 30′ con el equinoccio de primavera.
Hiparco determino los tamaños y distancias del Sol y la Luna a partir de observaciones de eclipses solares y lunares. El equipamiento tecnologico del que disponia para hacer estas mediciones era muy rudimentario, lo que le llevo a establecer la distancia al Sol en solo una quinta parte de la real, y su tamaño en una sexta parte. Aun asi, estos resultados supusieron un enorme avance respecto a las estimaciones previas. Se aproximo a los valores verdaderos de la distancia media de la Luna (entre 59 y 67 radios terrestres r+; valor actual de 60.4 r) y de su diametro (0.33 o 33% del de la Tierra; valor actual en 0.27 o el 27% del total de Telluris). Hiparco media las posiciones estelares con un teodolito de su propia invencion y fabricacion, y calculaba las distancias dentro del sistema solar con los trabajos previos de Eratostenes y una tabla de cuerdas relacional entre medidas tri-angulares y lineales, una tabla de senos, siglos antes de la constitucion de una trigonometria esferica superadora.

Hipparchus

San Hiparco de Nicea, de la Orden greco-alejandrina (190-120 a.C.) y la Sagrada Relacion 1:400 vista desde la Isla de Rodas: la Relacion reza que para el estabilizador lunar se coloca una luna como Selene cada 375 mil kilometros hasta la distancia con el Sol, se necesitan pues para ello unas 400 Selene de 3.475 Km diametrales. La Relacion sacramental tambien reza para todos los patesi geometras y topologos sacerdotes de la ciencia, que por cada 4 lunas se tiene 1 Tierra, por 40 lunas 1 Jupiter (10 Tierras), por 400 lunas el Sol (10 Jupiteres, 100 Tierras).

Never thought that love and sadness
Could ever walk hand in hand
Never thought that laughter and sorrow
Could live within this same heart

We came far living on stolen moments
We can pretend for only so long
We all fail, stumble and fall
We are the same ‘till the end in fire

Out to the sea I cry my heart
Into the wind I weep my sorrows
Below this soil I lay my thoughts
Under the waves I drown my grief

Out to the sea you cry your heart
Into the wind you weep your sorrows
Below this soil we lay our thoughts
Under the waves we drown our grief

You were the one I believed in
I was the one worth your trust
But stars no longer will guide us
We walk in all-consuming dark

For life shapes us an we never return
To the same where we left from
Hope always looks for a disappointment
And tranquility for a war

And I sail this sea in a leaking ship
Try to cross an ocean without a sheet
No wind will carry me to the shore
No wave will take me back to home

You are in the silence around me
You are the water in my lungs
You are in escaping daylight
As we dance our way into the dark

Into the dark…

Con Hipparcos en un corto tiempo de principios de la decada del ’90 del siglo XX estimaronse los movimientos propios de más de 2,5 millones de estrellas a menos de 150 pc de la Tierra (unos 489.25 años luz, la distancia aproximada al cumulo estelar de las Pleyades en Tauro constellatio). Publicaronse luego en forma de un catálogo estelar conocido como Catálogo Tycho.

Un astrolabio en el Observatorio de Archenhold berlines junto a una copia del Astronomicum Caesareum de Sanctis Petrus Apianus

Anuncios